Rusia recuperó el trono universal del hockey hielo al imponerse hoy en el Hartwall Arena de Helsinki en la final del Mundial 2012 a Eslovaquia por 6-2.

Los rusos, que ganaron su último título en Suiza 2009, se colgaron en la capital finlandesa su cuarto oro bajo su actual denominación, y lo hicieron con contundencia y autoridad. Además, ganaron los diez partidos disputados.

Alexander Syomin anotó dos tantos y dio una asistencia. Pavel Datsyuk un gol y dos pases, mientras que Yevgeni Malkin, la figura rusa del momento y máximo artillero, aportó otra diana.

Por parte eslovaca, Zdeno Chara logró sus dos tantos.

Los pupilos de Zinetula Bilyaletdinov se situaron en cabeza del ránking mundial y como primeros cabeza de serie para los Juegos Olímpicos de 2014 que tendrán lugar en casa, en Sochi.

La República Checa se colgó el bronce tras vencer a Finlandia, campeona en la pasada edición y víctima en semifinales de Rusia, por 3-2.

Los checos se recuperaron mejor de la inesperada derrota ante Eslovaquia y sentenciaron a los anfitriones en el primer periodo con un parcial de 3-1, aunque acabaron sufriendo ante el acoso finés.

El ruso Yevgeni Malkin fue declarado mejor jugador del torneo (MVP) y mejor delantero y entra en el equipo ideal por tercera vez tras lograrlo en 2007 y 2010.

Malkin es el primer jugador que consigue este galardón y el de la Liga estadounidense en un mismo año desde que lo consiguió un mito como Wayne Gretzky en 1982.

Los premios a mejor portero y el mejor defensa fueron para los eslovacos Jan Laco y Zdeno Chara.