La popularidad del presidente Ollanta Humala cayó cinco puntos en mayo tras el fracaso en la lucha contra Sendero Luminoso, mientras la población pide acabar la corrupción en las fuerzas del orden para vencer a los rebeldes.

El sondeo de Ipsos-Apoyo, difundido el domingo por el diario El Comercio, arrojó que la aceptación de Humala en mayo fue de 51%, la desaprobación 40% y 9% no opina. La misma encuestadora otorgaba al presidente 56% de aprobación en abril.

Un 61% de encuestados desaprueba el desempeño de Humala en el combate contra Sendero desde el 9 de abril en la selva sureste de la región Cusco que ha dejado ocho uniformados muertos, más de 20 heridos y ningún rebelde detenido.

Los rebeldes consiguieron entrevistas con la prensa muy cerca de donde los uniformados los buscaban, derribaron un helicóptero que los perseguía y se perdieron en el bosque de Cusco, con los más ricos yacimientos de gas natural de Perú.

Por eso 79% le pide reforzar la lucha contra los rebeldes combatiendo la corrupción dentro de las fuerzas armadas y realizando trabajos de inteligencia que históricamente permitieron capturar a líderes de Sendero ahora presos.

Adicionalmente, 69% cree que Sendero Luminoso está ganando el enfrentamiento contra las fuerzas del orden.

La encuesta fue realizada entre el 16 y 18 de mayo, con 1.219 personas de zonas urbanas de todo el país y posee un margen de error de 2,8 puntos porcentuales.

Las fuerzas de seguridad sostienen que los rebeldes obedecen al último líder fugitivo de Sendero Luminoso, Víctor Quispe, alias "camarada José", por cuya captura Estados Unidos ofrece cinco millones de dólares.

El fracaso militar provocó los últimas semanas la renuncia de casi todos los involucrados en la lucha: del ministro de Defensa, del Interior, del jefe del Ejército, de la Marina y del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Humala, un presidente que habla poco con la prensa, no ha emitido comentario público al momento.

Sin embargo, el fracaso militar en el sureste nubla aprobaciones a las acciones del presidente como su viaje a Corea del Sur y Japón para promover las inversiones (61 y el aumento del sueldo mínimo a 285 dólares (82%).

La atención al problema militar también saca de agenda un persistente problema notorio en las encuestas: la lucha contra la delincuencia común, que continúa siendo el "primer problema que personalmente afecta más" a los peruanos.

Humala, un retirado teniente coronel del Ejército de 49 años, inició su gobierno el 28 de julio de 2011.