La canciller alemana, Angela Merkel, ha citado hoy al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en Chicago para dar un paseo en barco y analizar la crisis de la zona euro, que en las últimas semanas se ha traducido en un alarmante incremento de la prima de riesgo de la deuda pública española.

Rajoy subrayó ayer nada más llegar a la ciudad para participar en la cumbre de la OTAN que la reunión tiene lugar a instancias de Merkel, encargada también de elegir el lugar del encuentro: uno de los barcos que recorren cada día el río Chicago y el lago Michigan para que los turistas puedan admirar los espectaculares rascacielos.

El jefe del Ejecutivo llega a la cita con la mala noticia de la nueva revisión del déficit público español de 2011, que ha pasado del 8,5 por ciento del PIB al 8,9 tras conocerse las desviaciones al alza de los déficit de Madrid, la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla y León.

Según explicó ayer, no tiene intención de pedir nada concreto a Merkel, sino explicarle que está haciendo lo que cree que "hay que hacer, porque es lo que necesita España".

Entre las medidas adoptadas, destacó los ajustes para corregir el déficit público y consideró que el acuerdo con las comunidades autónomas para rebajarlo es "el hito más importante desde el punto de vista económico en esta legislatura".

Recordó también las reformas estructurales aprobadas y la reestructuración del sistema financiero en marcha.

"Creo que en este momento todos debemos concentrarnos en hacer bien las cosas en España", ha recalcado.

Tras la entrevista, Rajoy se dirigirá al McCormick Place, donde se celebrará la cumbre de la OTAN y será recibido por el presidente estadounidense, Barack Obama, y por el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, antes de la sesión inaugural.