Los legisladores republicanos y demócratas no ceden a la hora de acordar un plan para reducir el déficit presupuestario: unos exigen recortes en los programas sociales y otros aumento de los impuestos para contener la galopante marea de números rojos en el gasto federal.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner y el líder de la minoría en el Senado Mitch McConnell dijeron el domingo que cuando la Casa Blanca pida autorización al Congreso para elevar el nivel de endeudamiento soberano tras las elecciones de noviembre, insistirán en reducciones del gasto social a fin de compensar los aumentos fiscales. McConnell dijo que es la "ocasión ideal" para mantener una amplia discusión sobre la deuda nacional.

Mientras tanto, el liderazgo demócrata consideró irresponsable la actitud de la oposición. La líder de la minoría Nancy Pelosi dijo que Boehner "quiere tirarse al precipicio".

En enfrentamiento partidista del año pasado sobre el aumento al tope de deuda contribuyó a que una agencia de calificación de riesgo degradara la calidad crediticia de la deuda estadounidense.

Boehner y Pelosi hablaron el domingo en un programa de la cadena de televisión ABC. McConnell en otro de la CBS.