Las primeras horas de votación en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Serbia han transcurrido hoy en calma, sin irregularidades y con buena afluencia a las urnas.

A las 09.00 horas (07.00 GMT), dos horas después de la apertura de las urnas, la participación era del 4,9%, un porcentaje casi igual al de las presidenciales de hace cuatro años a la misma hora, según datos de la ONG Centro para las Elecciones Libres y la Democracia (CeSID).

En rueda de prensa en Belgrado, el director de programa del CeSID, Marko Blagojevic, declaró que sólo se habían registrado dos irregularidades, a las que de momento no les otorga mayor importancia.

Unos 6,8 millones de serbios con derecho a voto están llamados a las urnas para determinar si el nuevo presidente será el reformista pro europeo Boris Tadic, quien aspira a un tercer mandato, o el opositor de centro-derecha Tomislav Nikolic, un antiguo ultranacionalista que los últimos años ha moderado su postura.

En la primera vuelta electoral, hace dos semanas, Tadic quedó primero al conseguir el 25,31 % de los votos, con una ligera ventaja frente al 25,05 % logrado por Nikolic.

En base a ese resultado, se considera que la votación de este domingo también podría ser ajustada.

No obstante, los analistas y algunos sondeos dan favorito a Tadic, quien dimitió el 4 de abril, diez meses antes de expirar su mandato, para adelantar las elecciones presidenciales y hacerlas coincidir con las parlamentarias y municipales.

Los primeros resultados de las urnas se esperan para pocas horas después del cierre de los 8.390 colegios electorales, previsto para las 20.00 hora local (18.00 GMT).

Los dos candidatos compitieron ya en las presidenciales en 2004 y 2008, y en ambas ocasiones ganó Tadic.

Tadic se presenta como garante de la vía europea de Serbia y político capaz de atraer inversiones extranjeras, indispensables para el desarrollo del país balcánico y la consecución de nuevos puestos de trabajo.

Por su parte, Nikolic, que en la década de 1990 fue viceministro durante el Gobierno del autoritario Slobodan Milosevic, se presenta ahora como partidario de la vía europea y también de una cooperación más intensa con Rusia, con el fin de convertir a Belgrado en un puente entre el Este y el Oeste.

Después de la elección del presidente, se espera que se intensifiquen en Serbia las pendientes negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno.

En Kosovo, que se autoproclamó independiente en 2008, unos 110.000 serbios podrán ejercer hoy su derecho a voto para las elecciones presidenciales en 90 colegios electorales.

La votación en Kosovo fue organizada con ayuda de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).