La selección de Bolivia hizo un balance positivo de su primera práctica de fútbol cumplida hoy en reserva en el estadio Hernando Siles para jugar el 2 de junio contra Chile y una semana después ante Paraguay, en la quinta y sexta jornadas de las eliminatorias del Mundial Brasil 2014.

El equipo entrenó al mando del asistente técnico Marco Sandy debido a la baja médica del entrenador argentino boliviano Gustavo Quinteros, que volverá a estar al frente de sus pupilos el martes, tras un período de reposo provocado por la hepatitis A que sufrió.

Sandy dijo a los medios que la práctica de hoy, en la que durante una hora se enfrentaron el equipo A y el B de la selección, en general fue "muy buena" y "positiva" porque le sirvió para identificar las cosas buenas y malas que deben corregirse.

El partido se disputó en reserva en el estadio Siles de La Paz, situado a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Uno de los porteros de la selección, Carlos Lampe, que quedó lastimado hace días por un pelotazo en el ojo izquierdo no fue incluido, pero está recuperado, según Sandy.

También informó que mañana se une a las prácticas el delantero Ricardo Pedriel, del Sivassport turco y el próximo día 25 lo hará el defensor del Bahía brasileño Luis Gutiérrez, los dos únicos que juegan en el exterior que podrán alinear ante Chile.

El atacante del Gremio Marcelo Martins Moreno se sumará al equipo el 4 de junio para entrenar con vistas al choque con los paraguayos, ya que no podrá jugar ante los chilenos debido a una suspensión.

Bolivia, colista de la clasificación de las eliminatorias suramericanas, perdió con Uruguay, Colombia y Venezuela y empató de visitante contra Argentina.