El Gobierno de Sudán anunció hoy que ha liberado a cuatro trabajadores extranjeros de Naciones Unidas, que fueron detenidos a finales del pasado abril acusados de espiar para Sudán del Sur.

En una rueda de prensa, el ministro sudanés de Defensa, Abdel Rahim Mohamed, explicó que los extranjeros -un noruego, un sudafricano, un británico y un sursudanés- han sido entregados al mediador y expresidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki.