Las inundaciones repentinas en la capital de una provincia en el norte de Afganistán dejaron al menos 19 muertos y cientos de casas destruidas, dijeron el domingo las autoridades.

Sayed Faizullah Sadat, director de la oficina para desastres nacionales en la provincia de Sar-e-Pul, señaló que otras 60 personas están desaparecidas y las buscan los socorristas.

Las corrientes llegaron el sábado al distrito de Sayyad y después se extendieron a la mayoría de la ciudad capital de Sar-e-Pul.

Sadat dijo que 1.000 viviendas fueron destruidas en tanto que 1.000 personas se refugiaron en mezquitas, escuelas y un centro de capacitación para maestros.

Las inundaciones repentinas también causaron la muerte de otras dos personas en los últimos dos días en la provincia de Takhar, en el norte.

El norte de Afganistán es afectado esta temporada con inundaciones súbitas a causa de los aguaceros y el derretimiento de la nieve en las montañas.