La mayor exposición de obras de Pablo Picasso que se celebra en Hong Kong abre sus puertas con 55 piezas del Museo National Picasso de París que cubren todas las etapas de la carrera del artista.

El Museo del Patrimonio de Hong Kong acoge, desde ayer hasta el próximo 22 de julio, esta muestra sin precedentes para la antigua colonia británica del artista nacido en España que incluye trabajos de sus periodos azul, rosa, primitivo, así como de su etapa cubista y piezas neoclásicas y expresionistas.

Cuarenta y nueve pinturas y siete esculturas entre las que se encuentran "Mujer sentada en un sillón rojo", "Pablo de Pierrot", "Retrato de Dora Maar", "La chica descalza" y "El hombre con un bigote", así como su famosa escultura "Cabeza de toro".

A las que hay que sumar medio centenar de fotografías que, en total, representan más de 70 años de exploración artística del artista, como explicó la presidenta del Museo Nacional de Picasso, Anne Baldassari.

"Se trata de una muestra cronológica que recoge toda la vida artística de Picasso, que no sólo se limitó a pintura o bocetos, sino que abarcó fotografía, escultura y cerámica, y con la que queremos mostrar el proceso global de la prolífica carrera de este gran artista".

"Podríamos haber mostrado una obra maestra de su época azul, cubista o surrealista, pero creo que es más interesante ver el proceso global de su carrera", dijo Baldassari.

Sin embargo la muestra de Hong Kong supone un recorrido integral por su trabajo, así como por su vida privada, "sus obsesiones y cómo los acontecimientos y las personas que formaron parte de su vida han influido en su trabajo".

Se trata de un acercamiento muy dialéctico a la obra de Picasso que "vivió en continua revolución artística empujándose a sí mismo y expresándose de forma muy diversa", dijo Baldassari durante una visita guiada por la muestra, previa a su apertura al público.

La colección muestra parte de las colecciones privadas del artista en las que se hace referencia a los cambios sociales y espíritu de su época y ponen de manifiesto su carisma como pintor, amigo, amante, padre, famoso y genio artístico.

Los trabajos fueron seleccionados de entre las cerca de 5.000 piezas que el museo parisino posee de Picasso, en su mayoría cedidas por la familia del artista de origen malagueño.

Se trata de la penúltima escala de esta muestra itinerante que concluirá en Kuala Lumpur (capital de Malasia), tras haberse exhibido en Taiwán, Shanghái (en el este de China) y Chengdu (en el oeste de China) con gran éxito, según Baldasarri.

El interés de los visitantes chinos por la exposición mostrada refleja la creciente apreciación del arte occidental entre los coleccionistas y comerciantes del gigante asiático.

No obstante, la muestra llega reforzada con nuevos trabajos a Hong Kong, convirtiéndola en la primera exposición a gran escala de Picasso en China, desde 1982.

La exposición de este famoso artista español se encuentra de gira mundial, tras haber pasado ya por Madrid, Tokio, Rusia, Australia, Estados Unidos y Abu Dabi, entre otros destinos, antes de regresar a su lugar de origen: el Museo Nacional de Picasso en París, actualmente cerrado por reformas hasta el próximo año.

La muestra se enmarca dentro de los eventos culturales para celebrar el 15 aniversario de la creación de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y la vigésima edición de El mayo francés, con un festival de arte y cultura que el consulado de Francia en Hong Kong celebra anualmente en esta región china.

Además, coincide con la celebración de la quinta edición de Art HK, la feria internacional de arte más importante de Asia, que convierte esta semana a la antigua colonia británica en centro de referencia mundial del arte.