El gobierno boliviano saludó con beneplácito la subida de calificación en los niveles de riesgo del país que acaba de publicar Standard and Poor's y atribuyó el logro a un manejo solvente de la economía.

"Por primera vez en su historia, Bolivia recibe la calificación de riesgo BB-", dijo el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas en un comunicado publicado el domingo.

La agencia de calificación de riesgo dijo el viernes que subió la calificación de la deuda de Bolivia de B+ a BB- (estable) y destaca la mejora de las finanzas y los sólidos indicadores económicos.

El nuevo puntaje fue atribuido "a la reducción sustancial de la deuda, al crecimiento económico sostenido, al superávit fiscal y al crecimiento en las reservas internacionales", según la cartera de Economía.

"Esto implica -agregó- que Bolivia integra con indicadores de alto grado, un conjunto de países que tienen acceso fluido al mercado de capitales internacional". Paraguay y El Salvador en el continente tienen el mismo nivel de calificación.

Las reservas internacionales del país alcanzaron en mayo un récord histórico de 12.000 millones de dólares "que cubren un año de pagos de la cuenta corriente, más del 100% de los depósitos totales del sector financiero y 50% de PIB".

El presidente Evo Morales imprimió a la economía una orientación estatista desde 2006 tras una década de privatizaciones y nacionalizó varias empresas que antes eran del Estado, entre ellos los hidrocarburos y el sector eléctrico.

Pero el flujo de inversiones extranjeras permanece relativamente bajo según Standard and Poor's. El promedio de crecimiento anual del país ha sido de 4,6%, nivel por debajo de naciones vecinas.