El ministro de Exteriores y Cooperación de España, José Manuel García-Margallo, advirtió que la zona del euro tendría un escenario "dantesco" con una eventual salida de Grecia y por eso la Unión Europea debe "impedir" que eso suceda.

"La salida del euro es un escenario no previsto en los tratados, pues nadie sabe lo que puede ocurrir si esa es la decisión de Grecia y por eso es algo que todos debemos impedir", declaró el ministro español en una entrevista que publica hoy el diario Folha de Sao Paulo.

Según el ministro, quien el viernes concluyó una visita de tres días a Brasil, una salida de Grecia de la zona del euro "sería para los griegos la condena de toda una generación a la pobreza y también para los demás (países), porque los efectos son desconocidos, y es un escenario tan dantesco que prefiero no imaginármelo".

La incertidumbre política en Grecia ha elevado la dudas sobre la continuidad del endeudado país en el euro, lo que ha generado turbulencias económicas en toda la eurozona y la rebaja de la nota crediticia de Grecia y sus principales bancos por parte de la agencia de calificación de riesgos Fitch.

García-Margallo señaló que la situación afecta al resto de miembros del bloque europeo, incluso a los más fuertes como Alemania, "que es el país con mejores números, pero escapó de la recesión por poco".

"Eso es como el 'Titanic', que si se hunde los pasajeros en primera clase también caen juntos", alertó.

Sobre los compromisos de los miembros del bloque para evitar un colapso mayor de las economías, García-Margallo enfatizó que España "está del lado español" y criticó la propuesta del presidente francés, François Hollande, para realizar cambios en el pacto fiscal, aunque reconoció que "se necesitan tomar otras medidas".

"La austeridad fiscal es esencial, pero no es posible que, en una unión monetaria, un país pague intereses negativos y otro de más del 20 por ciento y es por eso que es necesario estabilizar los mercados de deuda soberana y tomar medidas para el crecimiento", expresó.

En el caso español, el ministro reconoció que los jóvenes que pierden sus empleos "deberían quedarse en España, pero también tienen que aprovechar las oportunidades fuera del país".

El jefe de la diplomacia española recordó que el presidente del gobierno española, Mariano Rajoy, manifestó que todos los viernes habrá una reforma, que según el canciller, "son necesarias a corto plazo para garantizar la financiación y estructurales a largo plazo para garantizar la competitividad".

"Estamos teniendo que abastecer agua y cambiar el acueducto al mismo tiempo", subrayó.

Sobre la expropiación argentina de YPF, después de que en abril el Gobierno del país suramericano se apropió del 51 por ciento de las acciones de la petrolera que estaban en manos del grupo español Repsol, García-Margallo consideró que esa decisión "no es la mejor campaña publicitaria para atraer inversiones".

"Cuando se toman medidas como esa, las personas van a pensar dos veces antes de volver a invertir en Argentina, pero el mensaje del presidente Rajoy es que no se puede juzgar a toda una región por el comportamiento de un país", puntualizó.