El disidente ciego Chen Guangcheng ha solicitado estudiar en Estados Unidos por "vías normales" y de acuerdo a la ley, según la primera y hasta ahora única información que ha emitido el Gobierno chino, tras la partida del activista a ese país.

Con un breve y escueto párrafo se difundió así la reacción china tras la partida de Chen, protagonista el mes pasado de un tenso drama diplomático entre Washington y Pekín tras huir de su arresto domiciliario.

Por su parte, los amigos y defensores del activista manifestaron su alegría al saber que éste ya se encuentra en suelo estadounidense.

"Me siento feliz porque sé que ahora él puede estar tranquilo, pero por otro lado creo que el resultado no ha sido el ideal", comentó a Efe Li Jinsong, abogado y amigo de Chen, de 40 años.

Añadió que lo mejor hubiese sido que se hubiera ido "después de que aquellos que lo maltrataron y humillaron recibieran su castigo de acuerdo a la ley".

Para Li, la repentina salida fue el camino "más práctico y fácil" que pudo elegir Pekín para cerrar el incidente, "el trato más justo para Chen hubiese sido que resolvieran todo lo relacionado con su caso antes de que él se fuera", añadió.

He Peirong, una de las activistas que ayudo al disidente a escapar del arresto domiciliario en el que vivía desde hace año y medio en la ciudad de Nankín, el 21 de abril, dijo por su parte confiar en que el Gobierno chino continuará con las investigaciones.

"Estoy un poco preocupada, pero los líderes de Pekín prometieron a Chen la continuidad de las pesquisas acerca de los oficiales que le dieron un trato ilegal a él y su familia... eso ha aumentado mi fe y confianza en el Gobierno y nuestro país", comentó hoy la activista, según el "South China Morning Post".

El mismo medio sugirió también que muchos han cuestionado la pronta salida de Chen.

"Las autoridades chinas lo dejaron ir porque el 23 aniversario de las protestas de Tiananmen se acerca", recordó otro activista chino, Mo Zhixu, en referencia a la matanza del 4 de junio de 1989.

Teng Biao, uno de los mejores amigos de Chen, dijo que, a pesar de estar contento por él, le preocupa la situación de su familia.

"Por lo que respecta a la situación de Chen Kegui (sobrino de Chen Guangcheng) estoy preocupado... en otros aspectos, no es conveniente para mi comentar", dijo Teng, según la fuente.

Mientras que el abogado partió feliz a Estados Unidos, familiares suyos como su hermano mayor, Chen Guangfu, o su sobrino, Chen Kegui, continúan sufriendo las represalias por su escapada.

"Espero ver que (las autoridades chinas) continúan abriendo el diálogo y se ganan el respeto y la confianza del pueblo", dijo por medio de un intérprete Chen, a su llegada a Estados Unidos.

Invidente desde los cinco años, Chen, natural de la comarca de Yinan, en la provincia oriental de Shangdong, fue condenado a cuatro años de prisión en 2006 por denunciar los programas de abortos y esterilizaciones forzadas practicados contra campesinos en su provincia como parte de la política de "hijo único" vigente en China.