El ex mandatario Hipólito Mejía y el candidato oficialista Danilo Medina disputan el domingo una de las más reñidas elecciones presidenciales en República Dominicana.

Mejía, del opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD), llamó a a la población "a mantenerse en calma, sin problemas, que acudan masivamente (a votar) como lo están haciendo".

Las más de 14.400 mesas electorales abrieron a las 06.00 y se espera que a las 21.30 horas (0030 GMT del lunes) las autoridades electorales emitan un primer boletín de resultados preliminares.

Roberto Rosario, presidente de la Junta Central Electoral , que organiza los comicios a nivel nacional, informó que la votación ha sido "masiva" y sin incidentes graves.

Agregó que agentes detuvieron a ocho personas por portar armas de fuego en la comunidad de Cotuí, a unos 120 kilómetros al norte de la capital. Están prohibidos el porte de armas y la venta de bebidas alcohólica durante la jornada electoral.

Seis candidatos se disputan la presidencia, pero según las encuestas sólo Mejía, un agrónomo de 71 años, y Medina, un economista de 60, tienen posibilidades de alzarse con el triunfo.

Mejía derrotó con un amplio margen a Medina, del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en las elecciones del 2000 y tras 12 años vuelven a enfrentarse en las urnas, pero en un virtual empate en la intención del voto.

"Hay que salir de esta plaga morada", dijo a la AP Danilo Antonio Rodríguez, un chef de 50 años, en referencia al color distintivo del partido oficialista. "Hay demasiado millonarios en este gobierno, que se olvidó de los pobres en los barrios".

Mejía, que salió de mandato en 2004 cuando el país estaba sumido en su peor crisis económica provocada por fraudes bancarios que representaron el 20% del producto interno bruto, capitalizó recientes escándalos de corrupción en el actual gobierno y el impacto de la crisis financiera internacional para recuperar popularidad.

"Hipólito nos habla con la verdad, por eso a veces su palabras son duras, no como los otros, a quienes nadie les entiende", dijo a la AP Lwatamis Rivera, una licenciada en administración de 28 años, al defender los frecuentes gafes de Mejía frente al vocabulario técnico que acostumbran Medina y Fernández.

Con el lema paternalista "Llegó Papá" y su característico discurso dicharachero que con frecuencia lo pone en problemas con diversos sectores, Mejía promete ser el agente del cambio para acabar con la "rampante corrupción" que -según asegura- "arropa al país" en los dos gobiernos consecutivos del presidente Leonel Fernández, del PLD.

Mejía "habla puro disparate, ¡cómo yo voy a votar por él!", dijo el sábado María Altagracia Ramírez, una empleada doméstica de 27 años al recordar que durante un recientes acto público Mejía dijo que las sirvientas, un sector de unas 235.000 mujeres, se roban el mejor filete de las casas donde trabajaban para llevarlo a sus novios. "Ese

El PLD y Medina mantuvieron como estrategia de campaña destacar las gafes de Mejía y "el miedo al retorno del PRD al poder, con el referente de la crisis del 2003 y 2004", dijo a la AP en una reciente conversación la socióloga Rosario Espinal, de la Universidad Temple, de Filadelfia.

"Danilo no me gusta él, es como triste, pero voy a vota por él porque me queda otra; yo no quiero que vuelva Hipólito", dijo Miguel Pichardo, un taxista de 27 años, al recordar que cuando se desató la crisis del 2003 estaba recién casado y "pasé mucho trabajo, me quedé sin un chele (centavo)".

Acompañado por la popular primera dama, Margarita Cedeño, como candidata a la vicepresidencia, Medina prometer que continuará el legado de Fernández, como la estabilidad macroeconómica y la construcción de grandes obras viales, pero de forma más incluyente, ya que reconoce que el crecimiento de la economía no ha reducido la pobreza y el desempleo.

"Siempre me ha gustado más el partido blanco (PRD), pero por primera vez voy a votar por el PLD", dijo Martha Jiménez, quien trabaja en una pequeña casa de apuestas. Recordó que el despacho de la primera dama gestionó la importación de piel para que sea injertada en el cuerpo de su hermana Esther, que sufrió en 2011 varias quemaduras de tercer grado.

"No tengo como agradecerle; ella nos ha dado mucho", insistió Jiménez.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino