El entrenador del club de fútbol egipcio Al Ahly, el portugués Manuel José, y el técnico del Zamalek, Hasan Shehata, han presentado su renuncia este fin de semana, informaron hoy a Efe fuentes de ambos equipos, los más importantes del país.

Un portavoz del Al Ahly, Ahmed Abu Taleb, explicó que el técnico portugués comunicó su decisión al club cairota después del amistoso disputado el viernes pasado contra el Espanyol en Cornellà de Llobregat (Barcelona, España), en el que el equipo local venció por dos goles a cero.

"El anuncio de José no fue una sorpresa, se esperaba desde antes", señaló a Efe Abu Taleb, que adelantó que la dirección del Ahly elegirá en los próximos dos días a un nuevo entrenador.

Según la prensa egipcia, José, de 66 años, ha decidido abandonar el equipo por la difícil situación por la que pasa Egipto, donde, en su opinión, la gente está más preocupada por la política que por el fútbol.

La actual temporada de la primera división de la liga nacional fue cancelada por la Federación Egipcia de Fútbol (FEF) en marzo pasado tras la tragedia en un estadio de Port Said (este), donde 74 personas murieron en choques entre la hinchada del Ahly y del club local Al Masry a principios de febrero.

Está previsto que en los próximos dos días Al Ahly organice un acto de despedida a José, tras ocho años al frente del equipo, según el portavoz del club.

José está considerado como uno de los entrenadores de más éxito en la historia de la liga egipcia al frente de Al Ahly, con el que ha ganado veinte títulos, incluidas cuatro ligas de campeones de África.

El portugués no es el único técnico que ha presentado su dimisión este fin de semana, porque el exseleccionador egipcio y entrenador del otro grande del fútbol nacional, el Zamalek, también de El Cairo, presentó anoche su dimisión, dijo a Efe el portavoz oficial del club, Alaa Maleh.

Según Maleh, la directiva todavía no ha tomado una decisión acerca de si acepta o no la renuncia, aunque confió en que la situación se pueda encauzar y el técnico continúe al frente del equipo.

Shehata dimitió después de que el jugador Mahmud Abdelrazek "Shikabala", estrella del equipo, le insultase ante las cámaras en un reciente partido tras ser sustituido.

El entrenador exigió un castigo para "Shikabala", pero, según el portavoz, presentó su renuncia "de forma sorprendente, antes de que la directiva decidiera sobre el tema".

Para Maleh, el problema será resuelto con una multa para "Shikabala" y con un castigo ejemplar, como la prohibición de jugar durante una temporada, con lo que se espera que Shehata reconsidere su posición.

El entrenador egipcio, de 62 años, llegó al Zamalek esta misma temporada, club en el que aterrizó tras pasar seis años en la selección nacional, con la que ganó tres Copas de África en 2006, 2008 y 2010. EFE