Una hermana del empresario nicaragüense Henry Fariña, supuesto blanco del atentado en el que murió el trovador argentino Facundo Cabral, fue detenida en Nicaragua por disparar a un hombre al que acusa de pertenecer al crimen organizado y amenazar a su familia, informó hoy la Policía.

Karla Fariña, hermana de Henry, procesado por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero, disparó con una pistola calibre 38 contra Daniel Chamorro, la tarde del sábado, y ahora ambos están detenidos y son investigados, declaró a Efe el portavoz policial, Fernando Borge.

Según las autoridades, Karla hirió a Chamorro, de 40 años, en su brazo derecho y lo acusa de haber amenazado a su familia la noche del viernes y la tarde del sábado, cuando se presentó a su casa, en Managua, pretendiendo ser un agente de la Policía Internacional (Interpol) y luego diciéndoles que Henry sería asesinado en la cárcel donde se encuentra a la espera de un juicio oral y público.

Chamorro, por su parte, negó la acusación y, según Borge, se trata de un "narcodependiente" que ha sido deportado en varias ocasiones de Estados Unidos.

"Se va avanzando en las investigaciones", afirmó Borge.

Familiares de Henry Fariña han dicho sentirse amenazados por personas que se movilizan con frecuencia frente a su vivienda y que ellos presumen pertenecen al crimen organizado.

El empresario, detenido de manera preventiva desde el pasado 1 de abril en la Dirección de Auxilio Judicial, ha pedido su traslado hacia otro lugar porque de lo contrario, ha dicho, no llegará "con vida" al inicio del proceso oral y público, programado para el 31 de julio.

La Fiscalía nicaragüense imputa a Fariñas y otras seis personas, entre ellas un hermano suyo, los delitos de crimen organizado, tráfico internacional de drogas y lavado de dinero.

Fariña recibió varios disparos cuando trasladaba al aeropuerto de Guatemala a Cabral, quien perdió la vida en el atentado del pasado 9 de julio.

Según las autoridades, el cerebro del ataque en el que murió Cabral, pero que estaba dirigido contra Fariña, es el costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", detenido en Guatemala.

El problema entre Fariña y Jiménez habría surgido porque el primero se quedó con un cargamento de droga enviado por "El Palidejo" a un cartel mexicano, según la Fiscalía nicaragüense.