Un juez federal decretó prisión preventiva por 40 días a dos militares retirados del Ejército Mexicano señalados por presuntos vínculos con el narcotráfico e investigados por la Procuraduría General de la República.

Un funcionario de la Procuraduría, que pidió no ser identificado por políticas internas de la dependencia, informó que el general Ricardo Escorcia Vargas y el teniente coronel Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto pasarán 40 días bajo "arraigo", la figura jurídica para mantener en prisión preventiva a una persona mientras se amplían investigaciones antes de presentar cargos formales.

En la detención de miembros de las fuerzas armadas más grande de los últimos años, la semana pasada la Procuraduría federal detuvo a cuatro militares vinculados con investigaciones civiles.

Los otros dos detenidos, el general retirado y ex subsecretario de la Defensa Tomás Angeles Dauahare y el general en activo Roberto Dawe González, también se encuentran en prisión preventiva mientras avanzan las investigaciones por presuntos vínculos con el Cártel de los Beltrán Leyva, según la Procuraduría.

La fiscalía no ha informado si la investigación contra Escorcia Vargas y Hernández Soto está relacionada con el mismo cartel.

Escorcia Vargas estuvo al mando de la zona militar en Morelos, estado central donde el narcotráfico era controlado por los hermanos Beltrán Leyva hasta la muerte del líder, Arturo, quien fue abatido en diciembre de 2009 durante una operación de la Marina en la ciudad vacacional de Cuernavaca.

Desde su retiro en 2002, Hernández Soto trabajó en la secretaría de Seguridad del estado de Veracruz y fue parte del equipo de seguridad del candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador. El aspirante dijo el sábado que nunca tuvo trato directo con el militar.

En la estrategia del presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado, las fuerzas armadas han tenido un papel primordial. Unos 45.000 efectivos del ejército se mantienen desplegados en todo el país para enfrentar al crimen organizado.

Las detenciones de militares de alto rango por nexos con el narcotráfico han sido poco frecuentes.

La Secretaría de la Defensa Nacional informó el domingo que detuvieron a Jesús Elizondo Ramírez, "El Loco", líder de Los Zetas en la ciudad norteña de Cadereyta, Nuevo León.

Elizondo Ramírez es presunto responsable de la ejecución de 49 personas cuyos cuerpos fueron encontrados descuartizados a la entrada del poblado San Juan, municipio de Cadereyta, el 13 de mayo, informó la dependencia.

Elizondo fue detenido el viernes con otros siete presuntos narcotraficantes, en un operativo del ejército mexicano.