Los enviados nucleares de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón instaron hoy a Corea del Norte a abstenerse de realizar nuevas "provocaciones", después de que lanzó en abril un cohete de largo alcance, informó la agencia local Yonhap.

El enviado nuclear surcoreano, Lim Sung-nam y sus homólogos japonés, Shinsuke Sugiyama, y estadounidense, Glyn Davies, se reunieron esta mañana en Seúl para abordar modos de evitar nuevos ensayos de misiles y nucleares de Corea del Norte.

"En respuesta al lanzamiento fallido (norcoreano) la comunidad internacional -incluidos Corea del Sur, EEUU, Japón, China y Rusia- ha enviado un mensaje claro y coherente a Pyongyang para que se abstenga de realizar nuevas provocaciones", indicó el enviado surcoreano, en declaraciones recogidas por Yonhap.

"No habrá otro camino (para Corea del Norte) que no sea tomar la decisión correcta", según Lim, que deseó que el encuentro de hoy sirva para enderezar el rumbo del régimen de Kim Jong-un "hacia la paz".

Tras la cita de Seúl, el enviado nuclear estadounidense, Glyn Davies, se dirigirá esta tarde a Pekín donde se reunirá con su homólogo chino, Wu Dawei, para dialogar sobre las pruebas de misiles y nucleares de Corea del Norte.

Las conversaciones de los enviados nucleares se producen en un momento marcado por la tensión, después de que Pyongyang lanzó el pasado 13 de abril un cohete de largo alcance para, según el régimen comunista, poner en órbita un satélite científico.

La acción recibió la condena de gran parte de la comunidad internacional, al considerarla una prueba de misiles encubierta, y del Consejo de Seguridad de la ONU, que endureció sus sanciones a Pyongyang por violar dos de sus resoluciones anteriores.

Días después del lanzamiento los servicios de inteligencia de Seúl advirtieron de la posibilidad de un nuevo ensayo nuclear norcoreano tras detectar movimientos sospechosos en la base nororiental de Punggye-ri, donde el Norte ya realizó dos pruebas atómicas en 2006 y 2009.

Ante este panorama, las gestiones realizadas para retomar las conversaciones a seis bandas orientadas a la desnuclearización de Corea del Norte han quedado suspendidos, a pesar de los esfuerzos para su reanudación realizados por las partes desde mediados del año pasado hasta principios de 2012.

Este proceso multilateral, que implica a las Coreas, EEUU, China, Japón y Rusia, permanece estancado desde 2008.