Tres de las seis especies de gibones que habitan en las selvas de Vietnam se encuentran cerca de la extinción, indica un estudio de varias organizaciones medioambientales publicado hoy.

"Vietnam es un lugar clave para la importancia de los gibones, con seis variedades de estos animales, y que todos están amenazados por la extinción", afirma en el informe Ben Rawson, especialista en primates para el Gran Mekong de Conservación Internacional (CI).

El estudio, titulado "El estado de conservación de los gibones en Vietnam", detalla la disminución en la población de estos primates en la última década.

Además de la población amenazada, las otras tres familias de gibones han visto mermada su camada de manera "masiva" en los últimos diez años, según el trabajo de los investigadores.

La caza, la tala ilegal dentro de las áreas protegidas y la progresiva destrucción de su hábitat natural han desembocado en esta delicada situación para los gibones.

La construcción de carreteras o presas hidroeléctricas han causado la fragmentación de familias en subgrupos cada vez más pequeños y vulnerables, indica el estudio.

"Para que la población de gibones prospere se necesitan grandes extensiones de bosques intactos que son cada vez más raros en Vietnam", explica Ulrike Streicher, director del programa de primates de Fauna y Flora Internacional.

Según las organizaciones medioambientales, la situación de los gibones en Vietnam puede ser considerada como un indicador para medir el estado de protección y conservación de la biodiversidad de este país.

"El riesgo de extinción al que se enfrentan los gibones en Vietnam es compartido por gran parte de la fauna de esta nación", apunta Paul Insua-Cao, director de Proyectos para la Conservación de los Gibones en Laos y China.

"A menos que se tomen medidas urgentes, la próxima generación de vietnamitas no tendrán la oportunidad de ver a estos primates en su hábitat natural", señala Nguyen Manh Ha, investigador de la Universidad Nacional de Vietnam.

En las últimas décadas, la exploración de las recónditas selvas de Vietnam han permitido descubrir un buen número de especies animales y plantas hasta entonces desconocidas.

En 2011 otros animales amenazados, como el rinoceronte de java en Vietnam, han certificado su extinción.