El Vaticano denunció como "criminal" un nuevo libro de documentos internos filtrados que arrojan luz sobre las luchas de poder dentro de la Santa Sede y el funcionamiento interno de su banco, y advirtió que tomaría acciones legales contra los responsables.

El papa Benedicto XVI ya nombró una comisión de cardenales para investigar el escándalo de las filtraciones, conocido como "Vatileaks", que estalló a principios de este año con la publicación de memorandos filtrados que alegaban actos de corrupción y mala administración en los asuntos de la Santa Sede, así como disputas internas sobre sus esfuerzos para cumplir con las normas internacionales de lucha contra el lavado de dinero.

La publicación de "Su Santidad", del periodista italiano Gianluigi Nuzzi, añadió más leña al fuego, al reproducir cartas y memorandos escritos por y dirigidos a Benedicto XVI y su secretario personal, que según el Vaticano viola el derecho del Papa a la intimidad.

El vocero de la Santa Sede, reverendo Federico Lombardi, dijo en un comunicado que el libro era una obra "objetivamente difamatoria" que "tiene claramente el carácter de un acto criminal". Dijo que el Vaticano investigará hasta descubrir quién "robó" los documentos, quién los recibió y quién los publicó. La Santa Sede buscará cooperación internacional en su búsqueda de justicia, advirtió, aparentemente en alusión a los magistrados italianos.

El Vaticano ya había advertido que iniciaría un proceso legal contra Nuzzi, quien en enero difundió cartas en las que el ex número dos de la administración vaticana rogaba al Papa que no lo transfiriera por haber sacado a la luz una presunta corrupción que le costó a la Santa Sede millones de euros en precios de contrato. El prelado, monseñor Carlo Maria Vigano, es ahora el embajador del Vaticano a Estados Unidos.

Nuzzi, autor of "Vatican SpA", un libro publicado en 2009 acerca de negocios turbios del banco vaticano basado en documentos filtrados, dijo que fuentes del Vaticano acudieron a él con documentos nuevos, la mayoría bastante recientes, muchos de los cuales echan una luz negativa sobre el secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone.

Algunos cables diplomáticos conciernen a la orden en desgracia Legionarios de Cristo. Un legado papal dice en un memorando al pontífice el año pasado que la situación de la orden, envuelta en el escándalo por la pedofilia de su fundador, "si bien no es grave, es seria y apremiante".

___

Nicole Winfield está en Twitter como www.twitter.com/nwinfield