La estadounidense Serena Williams se ha retirado del torneo romano una hora antes de disputar la semifinal ante la china Li Na, aduciendo "problemas en la espalda", lo que permite a la jugadora asiática llegar a la final de forma directa, sin jugar.

Williams ya tenía asegurado el ascenso a la quinta plaza de la clasificación mundial de la WTA, a partir de la próxima semana, y decidió retirarse del torneo italiano para no correr riesgos de cara a Roland Garros.

Tras las retiradas de Victoria Azarenka, Caroline Wozniacki y Petra Kvitova, además de Serena Williams el torneo ha quedado un tanto diluido.

La única semifinal que se jugará será la que enfrente a la alemana Angelique Kerber con la rusa Maria Sharapova, de la que saldrá la rival de Li Na en la final.