El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, dará mañana un paseo en barco en Chicago con la canciller alemana, Angela Merkel, y ha señalado que su intención no es pedirle "nada concreto", sino asegurarle que está haciendo lo que cree que tiene que hacer y lo que necesita España.

Rajoy, a su llegada a Chicago para participar en la cumbre de la OTAN, ha comentado así su entrevista de mañana con Merkel, una cita que, ha subrayado, tiene lugar a instancias de la canciller.

Mientras en los foros internacionales se extiende el debate entre los partidarios de la austeridad y los defensores de las políticas de crecimiento, Rajoy ha considerado que en estos momentos lo que debe importar a los españoles es "hacer las cosas bien", porque ello dará fuerza al país cuanto tenga que negociar en el exterior.

"Creo que en este momento todos debemos concentrarnos en hacer bien las cosas en España", ha recalcado.

Según ha explicado, le dirá a Merkel que está haciendo lo que cree que "hay que hacer porque es lo que necesita España".

Ha defendido así su compromiso con la reducción del déficit y el acuerdo alcanzado con todas las comunidades autónomas para lograrlo.

Ha recordado además que España está poniendo en marcha reformas estructurales para que la economía sea más competitiva y ha hecho hincapié en la reestructuración del sistema financiero, al que el Gobierno ha exigido nuevas provisiones de capital.

"Estoy muy contento con que se produzca la reunión, pero yo no la he pedido", ha dejado claro Rajoy, quien se entrevistó con Merkel en Berlín poco después de llegar al Palacio de la Moncloa.

Según ha recordado, en ese encuentro le trasladó su deseo de que España tenga un papel activo en los debates europeos.