Casi un centenar de periodistas de Argentina volvieron hoy a reclamar al Gobierno de Cristina Fernández el acceso real a la información pública.

Mediante un nuevo documento que sigue a otro de idéntico tono difundido el lunes último, los periodistas señalan que el acceso sin restricciones "a los hechos y a las opiniones define la calidad de la libertad de prensa" y ésta, a su vez, "es una condición de la calidad de la democracia".

Denunciaron que el Gobierno "incumple por sistema todos y cada uno de los compromisos" internacionales y las normas locales en esta materia, incluyendo un decreto de 2003 que obliga a los funcionarios públicos a dar acceso a la información firmado por el entonces presidente Néstor Kirchner, esposo y antecesor de Cristina Fernández.

"Los periodistas tenemos crecientes dificultades para acceder a la información. Esto ocurre a nivel nacional, provincial y comunal", advierte el documento que, asegura, cuenta con la adhesión de otros profesionales que no pueden firmarlo y pidieron mantener en reserva sus nombres por pertenecer a medios públicos o para-oficiales.

La nota apunta que "a la distorsión de las estadísticas" oficiales se ha sumado "la decisión oficial de bloquear la información acerca de los actos de Gobierno, eliminando sitios institucionales que la contenían o haciendo desaparecer de ellos datos que ya habían estado disponibles".

"La información parcial, sesgada o ausente es un problema para las mujeres y hombres de prensa, pero sobre todo para la ciudadanía, obligada a juzgar hechos que solo conoce parcialmente", señala el documento.

El colectivo de los periodistas responsables de estos documentos se había manifestado el domingo pasado con pancartas en el programa "Periodismo para todos", del canal 13 de la televisión local, uno de los medios del grupo Clarín, el mayor multimedia de Argentina, enfrentado con Fernández y que suele recibir duras críticas del Gobierno, al igual que el diario La Nación.

En el programa televisivo, dirigido por Jorge Lanata, conocidos periodistas argentinos que portaban pancartas con la leyenda "queremos preguntar" expusieron las preguntas que les gustaría hacer a la presidenta en una rueda de prensa, una práctica a la que escasas veces ha accedido la mandataria.