Nueve personas murieron el sábado cuando estalló un vehículo cargado de explosivos en la playa de estacionamiento de un complejo militar en la ciudad siria de Deir al-Zour, informó la prensa estatal. Es la más reciente en una serie de explosiones en los últimos meses en instalaciones de seguridad.

La televisión oficial dijo que la explosión también dejó decenas de heridos, y mostró imágenes de edificios dañados, automóviles calcinados y camiones volcados. Los escombros cubrían una calle teñida de sangre. La estación dijo que observadores de las Naciones Unidas basados en la ciudad visitaron el lugar.

El informe dijo que el vehículo contenía 1.000 kilogramos (2.200 libras) de explosivos y que causó graves daños a los edificios hasta a 100 metros (110 yardas) de distancia. Agregó que la explosión dejó un cráter de 5 metros de ancho y 2,5 de profundidad.

La agencia noticiosa estatal SANA dijo que la explosión se produjo en el estacionamiento de un complejo residencial militar. Por su parte un grupo de oposición, el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, basado en Gran Bretaña, reportó que la bomba estalló cerca de las filiales del directorio de inteligencia militar y de inteligencia de la fuerza aérea en la ciudad .

Agencias de seguridad en varias ciudades sirias han sido blanco de explosiones desde fines del año pasado, lo que suscita temores de que milicianos islamistas vinculados con al-Qaida, incluso combatientes de la vecina Irak, hayan penetrado en el movimiento rebelde sirio.

Nadie se atribuyó el ataque del sábado. Un grupo que dice llamarse Frente Al-Nusra se ha atribuido algunos ataques anteriores por medio de declaraciones en cibersitios de milicianos. Poco se sabe sobre el grupo, aunque funcionarios de inteligencia occidentales dicen que podría ser fachada de una filial de al-Qaida en Siria.

Deir el-Zour se encuentra a unos 100 kilómetros (60 millas) de la frontera iraquí.

El jueves, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, opinó que "de manera alarmante y sorprendente", al-Qaida debe haber sido responsable de un ataque el 20 de mayo en la capital siria.