Miles de personas del frente de los llamados camisas rojas han salido hoy a las calles de Bangkok para recordar el segundo aniversario de las protestas que fueron sofocadas por los militares y que colapsaron durante casi dos meses la zona comercial de la capital tailandesa.

La seguridad se ha reforzado para esta marcha con el despliegue de 1.200 efectivos de la Policía y el establecimiento de cuatro puntos de control durante el recorrido.

Las estimaciones indican que entre 100.000 camisas rojas, según los números del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, y 50.000, de acuerdo con datos oficiales, han tomado las calles de la capital.

Varias de las principales avenidas de la metrópoli han sido cortadas al tráfico rodado al paso de la concentración.

Los protestantes ocuparán durante la jornada de hoy la misma zona del corazón comercial de Bangkok de la que hace dos años fueron desalojados a tiros por los soldados, en una operación que acabó con más de dos meses de protestas callejeras salpicadas por brotes de violencia que causaron 92 muertos y cerca de 1.900 heridos.

Los camisas rojas son partidarios del regreso del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en el golpe de Estado perpetrado en 2006 y que vive en el exilio considerado fugitivo de la justicia tailandesa, que lo acusa de corrupción, abuso de poder y de conspirar contra la monarquía.

Durante cerca de las doce horas de actos programados se espera que el propio Thaksin Shinawatra se comunique, vía telefónica, con los asistentes a la concentración, según el diario Bangkok Post.

Los camisas rojas piden al Gobierno de Tailandia, liderado por Yingluck Shinawatra, hermana pequeña de Thaksin, que se persiga a los soldados y a los funcionarios responsables de las muertes durante dichas protestas.

La sociedad tailandesa se encuentra profundamente dividida desde el golpe de Estado en 2006 perpetrado por los militares contra el ex primer ministro Thaksin Shinawatra y vivió una época agitada con el cierre de los aeropuertos en 2008 por los simpatizantes del partido Democrático o las protestas de los camisas rojas en 2010.