Familiares y amigos se reunieron el sábado en una modesta iglesia al norte de la ciudad de Nueva York para el funeral de Mary Richardson Kennedy, la más reciente miembro de la poderosa familia en caer víctima de tragedia y sus demonios personales.

El servicio fue privado, pero la lista de celebridades presentes fue testimonio de la influencia de la familia Kennedy y la capacidad de Mary Kennedy de hacer amigos.

Entre los dolientes estaban los actores Susan Sarandon, Dan Aykroyd, Chevy Chase y Edward James Olmos, el legendario tenista John McEnroe y el músico Paul Shaffer. Glenn Close cantó y el co-creador de la telecomedia "Seinfeld" Larry David habló en la ceremonia, de acuerdo con el programa.

El esposo separado de Mary, Robert F. Kennedy Jr., pronunció el panegírico.

Hablando con la prensa en los alrededores de la iglesia antes del servicio, la cuñada de Mary y amiga de mucho tiempo, Kerry Kennedy, la recordó como "brillante" y "hermosa".

"Ella quería muy, muy profundamente a todos los que conocía", dijo.

Pero añadió que Mary Kennedy había batallado durante mucho tiempo con depresión.

La diseñadora arquitectónica y ambientalista de 52 años fue hallada muerta, al parecer por suicidio, en la propiedad de la familia en Bedford. Su muerte sigue dos años muy difíciles, en los que su esposo solicitó divorcio y ella fue acusada dos veces de conducir un auto bajo influencia de alcohol.

Aún así, dijo Kerry Kennedy, esos problemas "no le impidieron cultivar amistados muy ricas y profundas" en todas partes del mundo.

El féretro fue llevado al interior de la iglesia de San Patricio por un grupo formado por tres de los hijos mayores de Mary, una de sus hermanas y Andre Balazs, el empresario hotelero y amigo de la familia.

Mary Richardson tuvo cuatro hijos con Robert, hijo del asesinado senador estadounidense y ex secretario de Justicia Robert F. Kennedy, pero la pareja se separó hace años. Su esposo solicitó divorcio en el 2010. EL caso estaba pendiente cuando ella murió.