A las 6.16 GMT de hoy sábado, el regatista británico Ben Ainslie, primer portador de la antorcha, comenzó la andadura de la llama olímpica en el Reino Unido, donde recorrerá alrededor de 13.000 kilómetros en los próximos 70 días.

Ainslie, ganador de tres medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008 y de una de plata en Atlanta 1996, fue escogido por el Comité Organizador de Londres 2012 (LOCOG) ya que, en palabras de su presidente, Sebastian Coe, "es un deportista que trabajó duro para conseguir sus objetivos".

El regatista, de 35 años, es el primero de los cerca de 8.000 relevistas que transportarán la llama por los puntos más emblemáticos del Reino Unido antes de llegar de forma triunfal al Estadio Olímpico de Londres el próximo 27 de julio marcando así el comienzo de la trigésima Olimpiada de la era moderna.

El medallista inició la andadura en Land's End, el punto más occidental de Gran Bretaña y área en la que se crió, y se convirtió así en el primer relevista desde la llegada de la llama ayer a la provincia de Cornualles.

Tras Ainslie, la joven de 18 años Anastassia Swallow, que forma parte del equipo británico juvenil de surf, fue la segunda persona encargada en transportar la antorcha.

Otros tres serán los relevistas, además de Ainslie y Swallow, que portarán la antorcha en Land's End, Eric Smith, de 76 años, Victoria Smith, de 16, y Stephen Brady, de 59.

Alrededor de 115 personas se relevarán a diario para transportar la llama olímpica unos 300 metros en una ruta que fue diseñada para que la antorcha se encuentre en algún momento del recorrido a menos de 16 kilómetros del 95 por ciento de la población del Reino Unido.

La llama será transportada a pie, en bicicleta, a caballo, en tren, en barco o incluso en globo para intentar encender el espíritu olímpico en la población del Reino Unido que, a poco más de dos meses para que den comienzo los Juegos, no se muestra muy involucrada con su llegada.