El presidente de Grecia, Karolos Papulias, firmó hoy el decreto de disolución del Parlamento, un trámite legal necesario para poder celebrar las elecciones legislativas, previstas para el 17 de junio próximo.

"El decreto ha sido enviado a la Imprenta Nacional", confirmó a Efe en Atenas una fuente de la presidencia de la República, quien dijo desconocer si la orden de disolución había sido recibida ya en el Parlamento.

En la Cámara se estaba a la espera del documento esta mañana, según fuentes de su oficina de prensa, pero los medios ya dan por disuelto el parlamento formado tras las elecciones adelantadas del pasado día 6 de mayo y se espera la convocatoria oficial de los comicios dentro de tres semanas.

Esta nueva convocatoria se hace necesaria después de que fracasasen todos los intentos de formar gobierno tras los comicios del pasado 6, en medio de la grave crisis económica del país y el creciente rechazo de la población y numerosos partidos a continuar con el plan de ajustes y ahorros pactado con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El jueves asumió el poder un gabinete dirigido por el presidente del Consejo de Estado, Panayotis Pikrammenos, con la única tarea de conducir al país hasta los próximos comicios.

Pikrammenos no tiene mandato para alcanzar ningún compromiso de peso, sino sólo la simple gestión del Estado hasta las nuevas elecciones legislativas.

La incertidumbre política en Grecia ha elevado la dudas sobre la continuidad del endeudado país en el euro, lo que ha generado turbulencias económicas en toda la eurozona, y la rebaja de la nota crediticia de Grecia y sus principales bancos por parte de la agencia de calificación de riesgos Fitch.