La primera dama dominicana, Margarita Cedeño, cuya popularidad se afianzó con base en los millonarios programas asistenciales de su despacho en los últimos ocho años, participará el domingo como la única esposa de un presidente del país en aspirar a la vicepresidencia.

La primera dama, considerada el año pasado por varias encuestas como la más popular de los funcionarios del gobierno, se había presentado en 2011 como precandidata a la nominación presidencial por el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), pero renunció en abril de 2011 ante los cuestionamientos sobre la doble función de su marido, que además de gobernar al país, preside al colectivo.

"Nunca he aspirado a nada; Dios me ha ido colocando en posiciones", aseguró Cedeño en una reciente entrevista con varios periodistas, luego de que tuvo que conformarse con ser la compañera de fórmula del candidato oficialista Danilo Medina.

En los comicios del domingo, cuando 6,5 millones de dominicanos están convocados a elegir de entre 6 candidatos al nuevo presidente, otras dos mujeres participan como candidatas a la vicepresidencia.

Sin contar con reconocimiento público previo, Cedeño, de 47 años, comenzó una vertiginosa carrera y el constante ascenso de su popularidad desde que su esposo Leonel Fernández asumió la Presidencia por segunda ocasión en 2004, apenas un año y medio después de que se casaron, ambos en segundas nupcias.

Ambos tenían dos hijos cada uno y juntos procrearon a Yolanda América, de ocho años.

"Me definían como una mulata de infarto y él (Fernández), soltero, un mulato gracioso, agradable, buenmozo y convincente", comentó Cedeño sobre su matrimonio con el gobernante en octubre de 2006 en una entrevista con la desaparecida revista semanal Clave.

Sólo en su primer año al frente del despacho de la primera dama, el presupuesto público de esa oficina se incrementó en más del 200% con la meta de llevar a cabo programas asistenciales similares a los que habían desarrollado las esposas de los ex presidentes Ricardo Lagos (Chile) y Fernando Henrique Cardoso (Brasil).

En los ocho años de los dos gobierno consecutivos de Fernández (2004-2012), el presupuesto de la oficina de Cedeño ha crecido en más del 1.000%, al pasar de 67 millones de pesos en 2004 a 700 millones (unos 18,4 millones de dólares) en 2012, según datos de la Tesorería.

El presupuesto oficial no incluye las millonarias donaciones que recibe de empresas privadas, sus colectas y la transferencia de obras por parte de diferentes instituciones públicas, recordó el organismos civil Participación Ciudadana.

"No tengo como agradecerle; ella nos ha dado mucho", dijo a AP Martha Jiménez, cuya hermana Esther, de 27 años, recibió este año del despacho de Cedeño la donación de piel traída del extranjero para que le sea injertada en las quemaduras de tercer grado que sufrió en gran parte del cuerpo.

Entre los programas asistenciales que ofrece desde su despacho, Cedeño maneja una amplia cartera que incluye remodelación de hospitales y bibliotecas, talleres de capacitación para mujeres y centros de cómputo y formación en tecnologías de la información para jóvenes.

Ante la presión de diversos organismos de la sociedad civil y del empresariado, que temían que los programas asistenciales del despacho de la primera dama influyeran en la intención del voto hacia Cedeño y Medina, la primera dama dejó su oficina a finales de marzo.

Los recurrentes comentarios que Cedeño generaba en la prensa por su frecuente uso de sombrero y atuendos de diseñador dieron paso en los últimos dos años a la asidua participación de la primera dama en twitter, donde ha protagonizado agrios debates y responde a las críticas en su contra, así como jocosos comentarios sobre rumores públicos o contra sus adversarios.

"Con Danilo y con Mamá, esa pela (paliza) va", indicó Cedeño en clara respuesta a la propaganda "Llegó Papá" con que se promueve el principal candidato opositor a la Presidencia, el ex mandatario Hipólito Mejía.

Aunque Cedeño es la primera esposa de un presidente que aspira a la vicepresidencia, no es la primera mujer. Milagros Ortiz Bosch ocupó el puesto durante el gobierno de Mejía (2000-2004).