Abucheos y aplausos recibieron a la nueva película de Cristian Mungiu en el festival de Cannes, y para él todo está bien.

El director rumano ganó la Palma de Oro en 2007 con el drama sobre el aborto "4 meses, 3 semanas y 2 días", pero esta vez no todas las reacciones han sido elogiosas.

"Beyond the Hills", en la cual el amor choca ineluctablemente con la fe, se inspiró en el caso real de una joven que murió en un monasterio durante un intento de exorcismo en 2005.

La película de dos horas y media, ritmo lento y ambiente invernal no atrapó a muchos espectadores, que acaso esperaban una condena más categórica del dogmatismo religioso. Pero en Rumania, dijo el director, fue difícil realizar la película debido al poder de la Iglesia Ortodoxa.

"Es muy bueno" que la película polarice a la audiencia, dijo Mungiu.

"La intención de las películas no es generar una reacción unánime", dijo Mungiu a la prensa el sábado antes del estreno de gala del filme, con alfombra roja. El festival continúa hasta el 27 de mayo. "No quiero que la película guste. Espero que incite a la gente a tener opiniones".

La enérgica pero frágil Alina (Cristina Flutur), regresa de Alemania para visitar a Voichita (Cosmina Stratan), una amiga de la infancia. Las dos eran amigas íntimas, pero Voichita ha ingresado a una comunidad religiosa estricta, con posiciones rígidas frente a lo que considera pecado.

Alina entabla una batalla de voluntades con un sacerdote carismático y una banda de monjas devotas, pero Mungiu dijo que su intención no es criticar la religión. Le interesan más las fuerzas que llevaron a los personajes a la crisis que se desarrolla en la pantalla.

El filme muestra una Rumania que, dos décadas después de la caída del comunismo, intenta construir instituciones sociales fuertes. La policía, el gobierno, los médicos: todos aparecen y todos son igualmente ineficaces.

"Todas mis películas tratan en última instancia sobre la sociedad, o cómo la sociedad influye sobre las decisiones de los personajes principales", dijo el cineasta.

Los dos protagonistas se criaron en uno de los tristemente célebres asilos para huérfanos creados bajo la dictadura de Nicolae Ceaucescu, y Mungiu dijo que la película, además de explorar "las distintas clases de amor y lo que hace la gente en nombre del amor", también trata sobre el abandono.

Mungiu insiste que "Beyond the Hills", aunque distinta de la sombría "4 meses", también se enfoca en la relación entre dos mujeres en conflicto con hombres más poderosos que ellas.

También conserva el estilo particular del cineasta de escenas largas, encuadres propios de un pintor y el mínimo de música. Su estilo es lo contrario de llamativo, una opción deliberada, dice Mungiu.

"Las cosas suceden frente a ti y tú decides lo lo que es importante", dijo el cineasta. "Para mí, al fin y al cabo, se trata de respetar a los espectadores".

____

Jill Lawless está en Twitter como http://Twitter.com/JillLawless