El legislador y activista colombiano de derechos humanos Iván Cepeda solicitó hoy a la Fiscalía General que investigue al exvicepresidente Francisco Santos por sus posibles vínculos con la disuelta organización paramilitar AUC.

Cepeda consideró que es necesario establecer la veracidad de unas recientes declaraciones de Salvatore Mancuso, antiguo mando de las AUC extraditado a Estados Unidos, que implican a Santos.

En una entrevista con Caracol Radio, Mancuso sostuvo el pasado día 11 que el periodista Santos, antes de llegar al Gobierno, se reunió con Carlos Castaño, líder paramilitar asesinado en 2004, para proponerle la creación de un bloque de las AUC en Bogotá.

Santos ejerció como vicepresidente, por elección y reelección, en los dos Gobiernos del ahora expresidente Álvaro Uribe (2002-2010).

Según Mancuso, que habló desde una prisión en el estado de Virginia, Santos le insistió a Castaño que creara un reducto de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en Bogotá para impedir el avance de la guerrilla.

En una carta al fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, el representante a la Cámara Cepeda consideró que las de Mancuso son "graves declaraciones" que deben llevar a la apertura de una investigación.

"Antes, Francisco Santos abogaba por medidas benévolas para los paramilitares, entre ellos Mancuso, ahora los sindica de criminales a los que no puede creérseles, expresó Cepeda, legislador por el opositor Polo Democrático Alternativo (PDA).

El congresista advirtió que Santos "se quiere presentar como un luchador contra la impunidad, pero llama la atención que según las declaraciones de Mancuso el exvicepresidente podría ser uno de los creadores del paramilitarismo".

Las AUC se disolvieron en 2006 tras el desarme de más de 31.000 paramilitares dentro de un proceso de paz con el Ejecutivo de Uribe, quien en 2008 extraditó a Mancuso y a otros 12 antiguos mandos a Estados Unidos.

Los 13 fueron procesados en el país norteamericano por narcotráfico, lavado de activos y financiación al terrorismo.