El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, aseguró hoy que España está en disposición de hacer frente por sí sola a los problemas en su sector bancario y no necesitará ayuda exterior.

En una entrevista al canal Bloomberg Televisión, Rehn subrayó que la situación española "no es comparable, por ejemplo, a la de Irlanda, que tenía un sector bancario mucho más grande en comparación a su Producto Interior Bruto que España".

"Por eso, España tiene un punto de partida que le permite hacer frente a este desafío en solitario, sin recurrir a ayuda europea", opinó el comisario.

Rehn, quien se encuentra en Londres, afirmó que España ha emprendido acciones "claras y decisivas" para hacer frente a sus dificultades.

Destacó la gestión efectuada por el Gobierno en el caso de Bankia -cuarto banco de España, cuya matriz fue nacionalizada la semana pasada- y su "plan global de reestructuración y recapitalización del sector bancario".

No obstante, apuntó que es "importante" que España acelere, tal y como ha decidido Madrid, la "evaluación independiente de los activos dañados y las necesidades de financiación del sector bancario".

Según Rehn, esas informaciones son "cruciales para reforzar la confianza en la economía española".

Como nota positiva, el comisario indicó el hecho de que los presupuestos presentados por las comunidades autónomas "parecen estar en línea con los objetivos fiscales requeridos".

Preguntado al respecto, Rehn no quiso pronunciarse directamente sobre la posibilidad de flexibilizar los plazos dados a España para reducir su déficit público.

El comisario se limitó a subrayar que, cuando el 30 de mayo la Comisión analice la situación de cada país, lo hará siguiendo el Pacto de Estabilidad, que "no es estúpido" y "se centra en la sostenibilidad estructural de las finanzas públicas y tiene en cuenta margen fiscal y condiciones macroeconómicas". EFE