Unos 1.000 reclusos salieron de una cárcel donde un grupo de presos armados no permite que las autoridades tomen el control del recinto desde hace tres semanas, informaron funcionarios el viernes.

La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, dijo que 600 reos fueron trasladados a otras prisiones luego de abandonar voluntariamente la prisión, donde un día antes se mantenía una población cercana a los 1.200 reclusos. Más tarde, el presidente Hugo Chávez dijo durante una llamada telefónica transmitida por la televisión estatal que había sido informado de que cerca de 1.000 presos habían abandonado la prisión.

Varela afirmó que no tenía un conteo preciso de cuántos reclusos se mantienen en el interior. No estaba claro si algunos de los prisioneros tienen la intención de mantener la resistencia.

"Estimamos que deben salir en total como unas 1.200 personas. Es una estimación... tenemos que sentarnos a sacar las cuentas", señaló.

Varios presos salieron el viernes por la mañana de la prisión La Planta con las manos sobre la cabeza, flanqueados por soldados, y subieron a unos camiones para ser trasladados a otras cárceles.

Los reclusos empezaron a salir el jueves por la noche, horas después que estallaran intensos tiroteos en la prisión durante enfrentamientos que dejaron nubes de gases lacrimógenos en el vecindario caraqueño. Las autoridades habían tratado de convencer a los miembros de un grupo armado que salieran para poder cerrar la prisión.

Varela ha dicho que espera que se complete el desalojo de la prisión en las próximas horas.

"Es un operativo continuo hasta que quede desalojado este recinto, hasta que ya en La Planta no quede ningún privado de libertad", afirmó Varela en declaraciones a Venezolana de Televisión. "Estimo que al ritmo que llevamos ahorita, el día de hoy (viernes) podríamos terminar. El operativo es constante".

Agregó que había una "situación delicada" en la prisión después de la violencia del jueves y agregó que si hay presos heridos deben ser evacuados para su tratamiento.

Al menos tres personas en las zonas aledañas de la prisión fueron heridas por balas perdidas durante los tiroteos que se registraron el jueves, dijo Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional.

Cabello aclaró que las autoridades "no han ingresado a los pabellones del penal", pero añadió que todo indica que los reos "tienen la disposición de salir de La Planta y la mayoría ha escogido irse para El Rodeo", otra cárcel.

El diputado informó que cuenta con el reporte de tres personas heridas por balas perdidas fuera del penal el jueves.

El gobierno venezolano trata de cerrar la prisión de La Planta después de dos intentos de fuga y denuncias de hacinamiento, por considerar que la instalación no cumple con los requisitos. Cientos de presos han sido transferidos a otras prisiones en las últimas semanas, pero un grupo de reclusos armados han impedido que las autoridades retomen el control desde el mes pasado.

"Este de verdad es un sitio donde no puede estar un ser humano en ninguna condición", dijo Varela.

La ministra comentó que muchos de los reos han pedido ser trasladados a la cárcel de El Rodeo I, al este de Caracas. Esa cárcel fue escenario de un conflicto de 27 días el año pasado, donde se registraron enfrentamientos armados entre los reclusos y las tropas.

Las autoridades dicen que la cárcel de El Rodeo I ha sido parcialmente reconstruida después que algunas áreas fueron destruidas por el fuego durante la violencia y las paredes fueron derribadas por las autoridades en busca de armas ocultas y otro tipo de contrabando.

Varela agregó que el tiroteo del jueves se debió a un enfrentamiento entre presos. Pero algunos reclusos han acusado a efectivos de la Guardia Nacional.

La violencia es común en las prisiones venezolanas hacinadas, donde los presos suelen conseguir armas con la ayuda de guardias corruptos. La organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Prisiones dice que unas 560 personas murieron el año pasado en las cárceles venezolanas, en comparación con 476 en el 2010.