El estado de Río de Janeiro dijo el viernes que ofrecerá disculpas a la presidenta brasileña Dilma Rousseff debido a los abusos que ella sufrió bajo la dictadura de 1961-1985.

Rousseff, una ex guerrillera izquierdista, pasó tres años en la cárcel y fue torturada.

Paula Pinto, vocera de la secretaría de Asistencia Social y Derechos Humanos del estado de Río dijo que Rousseff es una de las 120 personas a las que el gobernador Sergio Cabral presentará disculpas el 4 de junio por haber sufrido cárcel y torturas en ese estado.

Cada uno recibirá una indemnización de 20.000 reales (unos 10.000 dólares) que la presidenta piensa donar a una obra caritativa, dijo Pinto.

La vocera dijo que hasta el momento 650 personas recibieron indemnización desde 2001, cuando se aprobó la ley estatal.

A principios de esta semana, Rousseff tomó juramento a los siete miembros de una comisión de la verdad, creada para investigar los abusos a los derechos humanos durante la dictadura.

"No estamos movidos por la venganza, el odio ni el deseo de reescribir la historia", dijo Rousseff en la ceremonia de juramentación. "La necesidad de conocer toda la verdad es lo que nos mueve", añadió.

Un estudio realizado por el gobierno brasileño concluyó el año pasado que 475 personas fueron asesinadas o "desaparecidas" por agentes del régimen militar. Una ley de amnistía de 33 años de edad ha protegido a los miembros de las fuerzas armadas de rendir cuentas de sus delitos.