Un cuadro del artista sudafricano Brett Murray, que retrata al presidente de su país, Jacob Zuma, con sus genitales al descubierto, ha llevado a la Presidencia y al partido gubernamental a exigir su retirada, mientras la galería que exhibe la obra defiende la libertad de expresión y artística.

El cuadro, titulado "The Spear" ("La lanza"), forma parte de la exposición "Dios salve al Ladrón II", y se exhibe en la galería Goodman de Johannesburgo desde el pasado 10 de mayo, según informan hoy los medios sudafricanos.

La pieza muestra al presidente Zuma en una simulación de una popular ilustración del líder comunista ruso Vladimir Lenin, en la que se pueden apreciar claramente sus atributos sexuales.

La Presidencia de Sudáfrica se mostró disgustada e impactada por la pintura "grotesca" de Murray, y reprochó que el artista no es consciente de la responsabilidad que conlleva el ejercicio de las libertades.

"El presidente de Sudáfrica defenderá siempre los derechos de nuestra Constitución, incluidas la libertad artística y de expresión, pero en el ejercicio de estos derechos, los ciudadanos deben entender que éstos no son absolutos", subrayó hoy la oficina del presidente Zuma en un comunicado.

"Además de jefe de Estado, el presidente Zuma es un ciudadano y tiene derecho a conservar su dignidad (..). Ningún ser humano merece ser denigrado de esta manera", dijo la Presidencia, que añadió que el presidente "se reserva sus derechos (a actuar) en este asunto".

Por su parte, el partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (CNA), anunció en un comunicado el inicio de acciones legales para impedir la exhibición de la obra y exigir la destrucción de todo el material gráfico que la reproduzca.

"EL CNA está extremadamente descontento con la manera indecente y de mal gusto en que Brett Murray y la galería Goodman están mostrando a nuestro compañero, el presidente Zuma", afirmó el CNA.

La exposición utiliza referentes del arte y la parafernalia comunista para mostrar la corrupción política e ideológica del CNA, un movimiento de liberación de inspiración socialista que jugó un papel fundamental en la lucha contra el régimen racista del apartheid, impuesto por la minoría blanca sudafricana.

"El zafio retrato (de Zuma) y la utilización del logo del CNA es un abuso de la libertad artística y de expresión y una violación de nuestra Constitución, además de ser difamatoria", añadió el partido gubernamental, liderado antaño por el expresidente Nelson Mandela.

El retrato se puede ver aún en la web del diario sudafricano Citypress, pese a que los abogados del CNA han reclamado al periódico su retirada.

"La demanda carece de base jurídica", indicó hoy la publicación en un comunicado difundido en su web.

La galería Gooodman, donde todavía se muestra la obra de Murray, afirmó hoy que no retirará el cuadro, y calificó las intenciones del CNA de "censura".

Lara Koseff, portavoz de la galería, afirmó hoy que siempre han defendido a sus artistas, también durante el apartheid.

"Cuando inauguramos (la exposición) me acordé del artista chino Ai Weiwei, que ha sido perseguido por retratar negativamente a su gobierno", explicó Koseff, en palabras recogidas por el diario sudafricano "Times".

"Pensé -concluyó la portavoz- que nosotros éramos afortunados por estar en una situación diferente, por poder tener esta clase de diálogos (artísticas). Pero ahora parece que alguien quiere cambiar estas cosas".