Es hora de que nuestro elegante y formidable presidente (de EEUU, Barack Obama) se ponga al lado del de Haití", Michel Martelly. Así de rotundo se mostró hoy en Cannes el actor estadounidense Sean Penn, invitado por el Festival para recoger apoyos en la reconstrucción de Haití.

Penn sugirió incluso que ese encuentro se realice en Florida, donde viven muchos haitianos que han abandonado su país y donde ambos presidentes pueden iniciar un diálogo que se traduzca en proyectos concretos.

El protagonista de "Mystic River" explicó en una rueda de prensa la situación actual en Haití, donde aún hay 450.000 personas que viven en tiendas de campaña, y alertó de que la ayuda debe continuar llegando para que el país no caiga en el olvido como ha ocurrido muchas veces con otros lugares tras sufrir desastres naturales.

"No son sólo las llamadas 'celebrities' las que van un sólo día, es todo el jodido mundo, también los medios de comunicación, vosotros", afirmó señalando a los periodistas que asistían a la rueda de prensa.

Acompañado de la modelo checa Petra Nemcova y del director canadiense Paul Haggis, Penn viajó a Cannes para participar esta noche en una gala para recaudar fondos para Haití, que será presentada por el diseñador italiano Giorgio Armani.

Un acto que acoge el festival como señal de apoyo al proyecto de Penn y como signo de admiración, según explicó hoy el director del certamen, Thierry Fremaux, antes de la rueda de prensa.

Sólo dos veces antes, el Festival se ha puesto a disposición de una causa humanitaria -a beneficio del Instituto Pasteur en 1984 y para contribuir a la reconstrucción del teatro La Fenice, de Venecia, en 1996-.

Este hecho fue destacado por Armani en una declaración leída por su sobrina Roberta, en la que también indicó que "es el momento de ayudar a Haití con determinación".

Por su parte, Penn, muy serio y sin parar de hablar sobre los problemas de Haití, aseguró que en este momento en el país caribeño se ha creado una dinámica "nunca vista antes" y consideró que lo que está ocurriendo allí "puede crear un efecto dominó en todo el mundo".

Pero para ello la clave, además de conseguir educación y salud para todos los haitianos, pasa por crear puestos de trabajo, lo que permitirá el desarrollo de una clase media.

Porque el actor resaltó que mucha gente le dice que no hay que dar pescado a Haití, si no enseñarles a pescar. "El problema es que no hay un maldito pez".

Haití era uno de los dos países más pobres del mundo antes del terremoto del 12 de enero de 2010 que causó la muerte de cientos de miles de personas.

El problema, para Penn, está en la falta de compromiso con Haití en un primer momento, es lo que ha hecho que el país se encuentre aún en la situación en la que está y además, advirtió de la llegada de la temporada de lluvias, lo que puede empeorar aún más el estado en que se encuentran los haitianos.

De ahí la importancia de la fiesta de Cannes, en la que no sólo los asistentes pagarán por la entrada, si no que participarán en diversas subastas benéficas.

Un acto que tendrá también un espectáculo musical haitiano, "Carnaval in Cannes", protagonizado por el grupo RAM, uno de los más populares del país.

Los fondos obtenidos se distribuirán entre la asociación creada en Haití por Penn pocos días después del terremoto, "J/P Haitian Relief Organization" (J/P HRO); la impulsada por Haggis, "Artists for Peace and Justice" y la fundada por la modelo Petra Nemcova, "Happy Heart's Fund".