El líder del opositor Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Oswaldo Payá, criticó que el "discurso" político del cardenal Jaime Ortega aparezca como la posición de la Iglesia en Cuba y sirva de "plataforma" para un grupo de laicos que actúan como "comisarios políticos".

"En Cuba, la Iglesia Católica, aunque perseguida, ha estado siempre al lado del pueblo y proclamado el Evangelio. La confusión que se ha generado a partir de ciertas posturas políticas, tomadas por quienes se han convertido en los principales y casi únicos voceros, responsables de la imagen pública de la Iglesia, no le hace justicia ni a ella misma ni al pueblo", afirmó el disidente.

Sus consideraciones aparecieron en una declaración divulgada hoy en La Habana, en la que asevera que esa "confusión" tiene lugar porque "no es fácil distinguir la misión y la autoridad del Arzobispo de La Habana (Jaime Ortega) como pastor" y "de su discurso y su accionar políticos".

Payá, premio Sájarov 2002 del Parlamento Europeo, sostiene que ese discurso sistemático "se proyecta como la posición de la Iglesia y le sirve de plataforma de poder excluyente y privilegiado a un pequeño grupo de laicos que se comportan como el 'partido' en la Iglesia".

En su opinión, esos laicos católicos y "no representativos de la mayoría" protagonizan un "alineamiento" con las estrategias del Gobierno cubano que les ha dado poder dentro de la Iglesia para "dominar" publicaciones católicas como Espacio Laical y Palabra Nueva.

"Imponen líneas, determinan a quién excluir o incluir y actúan como verdaderos comisarios políticos, muchas veces en el mismo estilo represivo del Gobierno", afirmó Payá.

Asimismo, cuestionó que esos laicos niegan la existencia de la oposición en la isla a pesar de que tratan a los disidentes "como rivales" desde la Iglesia e intentan descalificarlos dentro y fuera del país.

"La Iglesia puede promover el Diálogo Nacional si dialoga con todos y puede ser mediadora si reconoce y acoge a todas las partes", añadió.

El documento escrito por Payá a nombre del MCL aparece después de que la revista Palabra Nueva publicara esta semana un artículo de su director, Orlando Márquez, en el que critica los recientes "ataques" que ha recibido el cardenal Ortega, principalmente desde grupos del exilio.

Ortega, máxima autoridad católica de la isla, recibió críticas a raíz de sus comentarios sobre el desalojo de un grupo de personas que se encerraron en una iglesia habanera como acto de protesta días antes de la visita a Cuba de Benedicto XVI.

El arzobispo de La Habana y el presidente cubano, Raúl Castro, abrieron en mayo de 2010 un inédito diálogo que fructificó en un proceso de excarcelación de presos políticos.

La Iglesia Católica de la isla ha adquirido desde entonces un renovado rol como mediadora ante las autoridades cubanas y ha abierto espacios de intercambio y diálogo sobre temas como la diáspora y la reconciliación entre cubanos de fuera y dentro del país, entre otras cuestiones.