Los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y Francia, François Hollande, comenzaron hoy una reunión en la Casa Blanca, donde hablarán de la crisis económica, las sanciones a Irán y la situación en Afganistán antes de la Cumbre del G8, que comienza esta noche en Camp David, cerca de Washington.

Después de su reunión en la Casa Blanca, Obama y Hollande asistirán a un almuerzo en el que también participará la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton.

Hollande, que asumió la Presidencia este martes, ha abierto en Europa el debate sobre la necesidad de combinar las políticas de austeridad para enfrentar la crisis con otras para impulsar el crecimiento.

Frente a la férrea defensa de la austeridad que hace la canciller alemana, Angela Merkel, la postura de Hollande sintoniza con la de su homólogo estadounidense.

Obama ha sido "muy claro" acerca de que en Europa se necesita, como se ha aplicado en Estados Unidos, un "enfoque equilibrado" que combine el crecimiento y la creación de empleos con la austeridad y el control fiscal, como recordó este jueves el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Además de tratar la crisis económica en Europa, los dos presidentes hablarán de la transición en Afganistán, sobre todo después de que Hollande anunciara que prevé sacar a las tropas francesas del país asiático a finales de 2012, dos años antes del calendario de retirada establecido por la OTAN.

También dialogarán del paquete de sanciones impuesto por EE.UU. y la Unión Europea (UE) a Irán por su programa nuclear, que según Occidente tiene fines militares.