Cientos de personas se manifestaron hoy pacíficamente por las calles de Managua en contra de la discriminación que sufren los portadores de VIH en Nicaragua, donde se han confirmado 7.000 casos, según cifras oficiales.

"No es fácil vivir con la enfermedad, no es fácil decirle a la familia", declaró a los periodistas Arelys Cano, directora de la no gubernamental Asociación Nicaragüense de Personas Viviendo con el VIH/Sida (Asonvihsida).

Según el Ministerio de Salud (Minsa), en Nicaragua se han detectado 7.000 casos de VIH, de los que 90 son menores de edad y 970 fueron confirmados el año pasado.

De acuerdo con la organización no gubernamental Xochiquetzal, unas 695 personas están enfermas de sida y, según Cano, 951 nicaragüenses han fallecido a causa de esa enfermedad.

Pero "no debemos solo contar a las personas que han muerto, sino que debemos prevenir" la enfermedad, insistió.

La marcha de este viernes terminó en la avenida universitaria, en el antiguo centro de Managua, donde se practicaron pruebas gratuitas para detectar el VIH y se distribuyeron preservativos.

Por la noche habrá una vigilia en la que se encenderán velas en honor a los fallecidos.

Este "es un problema desde el punto de vista de la familia, aquí estamos viendo cómo los niños huérfanos a causa del VIH sufren las consecuencias porque han perdido a su papá o a su mamá", advirtió Cano.

El virus fue detectado por primera vez en Nicaragua en 1987 y hasta este año han fallecido 951 personas, según cifras de organismos especializados.