Los ministros de Interior del G6 -Alemania, España, Francia, Italia, Polonia y Reino Unido- tratan desde esta mañana, en Múnich, estrategias de cooperación en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal, incluido un registro de las entradas y salidas de ciudadanos de terceros países.

El objetivo de tal registro es mejorar los controles sobre los "movimientos" de presuntos extremistas, indicó el ministro alemán de Interior, Hans-Peter Friedrich, en vísperas de la reunión, a la que asimismo asisten representantes de EEUU.

En la cita está previsto analizar la situación en el norte de África y Siria, la lucha contra la piratería, la detección de transacciones financieras susceptibles de alimentar el terrorismo internacional y los canales de financiación de bandas mafiosas.

El ministro español Jorge Fernández Díaz mantuvo esta mañana en la capital bávara, minutos antes de comenzar la reunión, un breve encuentro con su homólogo francés, Manuel Valls, quien se comprometió a mantener la colaboración con España en la lucha contra ETA, según indicaron a Efe fuentes del Ministerio del Interior.

Valls comunicó además a Fernández Díaz que su intención es que una de sus primeras visitas al exterior sea a España, con el fin de intercambiar opiniones y análisis sobre la situación de la banda terrorista ETA, que declaró el pasado 20 octubre un cese definitivo de la violencia.

A la reunión en Múnich asiste asimismo la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, con la que esta tarde se abordará el modelo estadounidense de registro de movimientos -"Entry/Exit System"- (EES), fórmula actualmente en estudio por parte de la Comisión Europea.

Se estima que anualmente se producen unos 700 millones de ingresos o salidas por las fronteras de los 27 estados miembros de la UE, de los cuales aproximadamente un tercio son ciudadanos no comunitarios.

Hasta ahora, no hay un registro centralizado de estos movimientos y la propia CE ha admitido no tener un control suficiente de esas entradas o salidas, como tampoco del número de inmigrantes que entran ilegalmente y posteriormente permanecen en el ámbito de la UE.

Se estiman que hay entre 1,9 y 3,8 millones de extranjeros de terceros países en situación irregular en la UE, sea porque entraron ilegalmente o porque su visado expiró, pero siguen en territorio comunitario.

La conferencia de Múnich se abrió anoche con una cena informal entre las delegaciones de los países del G6, a cuyas sesiones se incorpora hoy Napolitano, acompañada de su colega de Justicia, Eric Holder.