La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) urgió hoy a México, Honduras y Colombia actuar con diligencia ante los secuestros de periodistas ocurridos recientemente, a fin de contrarrestar la violencia, garantizar la seguridad física de los comunicadores y el libre ejercicio del periodismo.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gustavo Mohme, dijo que los gobiernos de esos países tienen la responsabilidad de "investigar de manera expedita los actos de violencia contra los periodistas, deslindar responsabilidades y castigar a los agresores".

Agregó que de no actuar con diligencia, mucho de los secuestros podrían terminar en forma trágica.

En ese contexto Mohme, del diario peruano La República, se refirió al secuestro y asesinato del periodista hondureño Alfredo Villatoro de la emisora HRN, cuyo cadáver fue hallado el 15 de mayo, "poco después de que el presidente Porfirio Lobo anunciara la existencia de prueba de vida del periodista ese día".

Lobo se reunió el jueves con corresponsales de agencias y medios internacionales de prensa en su país ante los que reconoció "deficiencias y falta de recursos para la investigación efectiva, incluyendo los crímenes impunes de otros 14 periodistas desde que asumió la presidencia en 2010".

La SIP destacó que el caso más reciente de secuestro ocurrió el jueves en Ciudad Obregón, en el municipio mexicano de Cajeme, en el estado de Sonora, con Marcos Ávila García, reportero de 39 años de la fuente de seguridad y justicia del diario El Regional de Sonora.

Cuatro sujetos armados y encapuchados forzaron a Ávila a subir a un vehículo, según testigos.

Se desconoce su paradero y se teme un "desenlace trágico tras la reciente ola de violencia en México, donde solo en Veracruz en las últimas semanas fueron asesinados cuatro periodistas, seis reporteros han abandonado el estado y otro fue secuestrado, aunque se resguarda su identidad para evitar represalias".

En cuanto a Colombia, la SIP también pidió diligencia al gobierno de ese país, donde sigue retenido por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el corresponsal del canal France 24 Roméo Langlois.

Langlois fue secuestrado el 28 de abril pasado cuando acompañaba al Ejército con el propósito de realizar un documental sobre la lucha contra el narcotráfico.

"El caso de Langlois ha generado polémica nacional e internacional sobre la cobertura periodística en zonas de riesgo y la falta de garantías para el desempeño informativo de la profesión en esas condiciones", dijo la organización.

En ese sentido, Mohme, afirmó que para la SIP "es también necesario que exista una estrategia de unidad de los periodistas, medios de comunicación y organizaciones de prensa para hacer frente común a la violencia".

Según estadísticas de la organización, en 2012 han sido asesinados 10 periodistas en cuatro países de la región, en crímenes en los que se investiga la actividad profesional como presunto móvil.

"Son los siguientes: en Brasil, Décio Sá, Paulo Roberto Cardoso Rodrigues, Mário Randolfo Marques Lopes y Laécio de Souza; en Haití, Jean Liphete Nelson; en Honduras, Alfredo Villatoro, y en México, Gabriel Huge, Guillermo Luna, Esteban Rodríguez y Regina Martínez".

En tanto, este año han sido secuestrados dos periodistas en México, uno en Colombia y otro en Honduras.

"En México, el crimen organizado también ha sido responsable por privaciones de libertad de periodistas durante horas, medida aplicada para amedrentar a los comunicadores", de acuerdo con la SIP.