Un cohete despegó de Japón, en lo que fue el primer lanzamiento comercial del país que lleva al espacio un satélite extranjero, de Corea del Sur, que se utilizará para la observación del ambiente.

El cohete HII-A, que transporta el satélite surcoreano y tres satélites japoneses, fue lanzado desde una isla remota en el suroeste de Japón.

Mitsubishi Heavy Industries, compañía privada que desde 2007 está a cargo de la producción del cohete HII-A, confía en competir con Estados Unidos, Rusia y Europa, en la oferta de colocar satélites en órbita.

El satélite surcoreano KOMPSAT-3, desarrollado por el Instituto de Investigación Aeroespacial de Corea, fue construido para la observación del ambiente.

El cohete también transporta el satélite japonés Shizuku, para observar el clima, y otros dos satélites japoneses de menor tamaño.