Cuatro ecuatorianos y un estadounidense han sido imputados, de momento, por un tribunal italiano tras concluir una instrucción fiscal sobre el hallazgo de droga en una valija diplomática de Ecuador, informó hoy la Cancillería en Quito.

El juicio contra los acusados se celebrará el próximo 11 de junio en la ciudad italiana de Milán, precisó la Cancillería en un comunicado.

Añadió que la jueza Laura Anna Marchol Ondelli, de la Sección Judicial de Investigaciones Preliminares del Tribunal de Milán, ha encontrado "indicios de responsabilidad penal" contra los ecuatorianos Jorge Luis Redrobán Quevedo, Luis de Carlos Hurtado Baidal, Cristian Loor Loor y Tullo Jesús Pazo Toro, así como el estadounidense Jean Paul Flores.

Según la jueza, presumiblemente hubo un concurso de los procesados para efectuar la "importación ilícita de cocaína líquida oculta en tazas, que luego de su extracción y solidificación resultaron ser 13,57 kilogramos" del alcaloide.

De su lado, el Ministerio Público italiano ha señalado como "parte ofendida" al Estado ecuatoriano en este caso.

Por ello, la Cancillería ecuatoriana "desplegará toda su gestión legal como representante de la parte ofendida, para que se sancionen a los culpables" de este hecho que, además, "ha pretendido afectar la imagen del Ecuador", según indicó en su comunicado.

El suceso ha salpicado incluso al propio canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, que en abril pasado tuvo que rendir una confesión judicial ante un magistrado de Quito, a pedido de un asambleísta de oposición, Fernando Aguirre.

El pasado 9 de febrero, Patiño informó de que la policía italiana había hallado la cocaína en unos jarrones enviados en la valija diplomática ecuatoriana.

Entonces, el ministro afirmó que se presumía que la droga fue introducida en alguna parada intermedia del traslado desde Ecuador a Italia.

Loor Loor había pedido apoyo a la Cancillería para enviar a Italia muestras de productos para presentar una obra de teatro, con el fin de promocionar el turismo en Ecuador y concienciar sobre la importancia de las islas Galápagos, según explicó Patiño.

El Ministerio autorizó el embarco de diez cajas que contenían material promocional de la obra y que fueron destinadas a la Oficina Comercial del Consulado de Milán, y en las que se encontró la droga.

La Cancillería abrió una investigación interna para aclarar posibles responsabilidades administrativas en el caso.

La valija diplomática contiene la correspondencia u objetos de uso oficial que un país envía a sus representaciones en el exterior y está protegida por la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, que establece que "no podrá ser abierta ni retenida".