Montevideo nombró hoy ciudadana ilustre a la veterana militante por los derechos humanos y activista de la Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos de Uruguay Luisa Cuesta por seguir luchando a sus 92 años por "la verdad y la justicia" y la "dignidad" de los uruguayos.

En un emotivo y multitudinario acto que tuvo lugar en la sede del Gobierno de la capital uruguaya, Cuesta recibió la distinción en nombre de "todas las personas que la quieren" y de los familiares de desaparecidos "por no haber abandonado la lucha".

La anciana comenzó la militancia contra la dictadura uruguaya (1973-1985) en 1973, cuando fue arrestada e internada en un cuartel militar, y prosiguió tras la desaparición de su hijo Nebio en 1976 luego de ser detenido por fuerzas militares en Buenos Aires.

Después de un exilio de varios años en los Países Bajos, Cuesta regresó a su país en 1985 para convertirse en un referente de la lucha de los familiares de desaparecidos en el país por saber del destino de sus seres queridos.

La intendenta (alcaldesa) de Montevideo, Ana Olivera, justificó el nombramiento de Cuesta porque la institución que preside aún no había homenajeado a las personas que identificaba con "la dignidad del pueblo uruguayo" y que habían trabajado "permanentemente" para que nunca hubiera de nuevo "terrorismo de Estado en el país".

"Este homenaje es doble. Primero está el que hacemos a su persona, a su terquedad, con lo directa que es en sus opiniones y con la calidez con la que nos trata, con su lucha permanente, con su persistencia, con su pelea permanente por la verdad y la justicia, una pelea que es por todos y todas", dijo la intendenta.

Además, Montevideo también quiso homenajear en ella, "y aunque no quiera ser referente", a las madres y familiares de detenidos desaparecidos, "a los que ya no están y que estuvieron permanentemente" y a los que "siguen peleando por saber".

"Entonces te homenajeamos a ti y las madres y familiares de detenidos. No es sólo Luisa, somos todos los que queremos un pueblo digno, y para tener la dignidad que merecemos, tenemos que saber realmente lo que pasó. Por eso eres mucho más que una ciudadana ilustre de Montevideo, gracias por seguir con nosotros y nosotros vamos a seguir siempre contigo", concluyó Olivera, entre el aplauso entusiasta de los centenares de asistentes al acto.

Por su parte, Cuesta, visiblemente emocionada, expresó su cariño por sus compañeras de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y pidió perdón porque en lugar de hablar tenía "unas ganas muy grandes de llorar".

"Quiero seguir viviendo para estar con mis compañeras de familiares, para todas las que me quedan, que son muy pocas, y como son pocas, las quiero tener a todas conmigo. Eso es lo que quiero", añadió.

El homenaje a Cuesta se realizó justo el día en el que el Ejército uruguayo recordó a cuatro soldados asesinados por la guerrilla tupamara, a la que perteneció el hoy presidente José Mujica, antes del golpe de Estado con el que se instauraron en el poder en 1973.

En esa ceremonia intervino por primera vez desde la restauración de la democracia el comandante en jefe del Ejército, en un acto que fue duramente criticado por la asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos por considerarlo "una injerencia indebida e inadmisible" de las Fuerzas Armadas "en la vida política de nuestro país".

El próximo día 20 se realizará en Montevideo la 17 edición de la "Marcha del Silencio", con la que cada año los familiares de las víctimas piden por el paradero de sus deudos y exigen verdad y justicia por lo sucedido.