Una pintada con una amenaza de muerte dirigida al presidente del grupo industrial italiano Finmeccanica, Giuseppe Orsi, apareció hoy en la sede de Ansaldo Energia en Génova, la misma ciudad donde la semana pasada atentaron contra un directivo de la división nuclear de la compañía.

Según informaron fuentes policiales, un empleado de Ansaldo Energía, compañía energética del grupo Finmeccanica, encontró hoy en una pared del cuarto piso de la sede de la empresa en Génova (noroeste de Italia) una pintada con las palabras "Orsi, a morte" (muerte para Orsi).

El escrito, aparecido al día siguiente de la protesta celebrada ayer en Génova por el atentado terrorista contra el directivo de Ansaldo Nucleare, lleva la firma "BR", correspondiente al grupo terrorista de extrema izquierda Brigadas Rojas, y la estrella de cinco puntas que le identifica.

La Policía italiana investiga el origen de la pintada y si detrás de ella se encuentran realmente las Brigadas Rojas, en un momento en el que el Ministerio de Interior ha reforzado la seguridad sobre más de 14.000 posibles objetivos terroristas, tras el atentado contra Roberto Adinolfi, consejero delegado de Ansaldo Nucleare, el pasado 7 de mayo.

El ataque a Adinolfi, que fue disparado en las piernas cuando salía de su casa de Génova, fue reivindicado por la Federación Anarquista Informal (FAI), que ya se atribuyó en diciembre el envío de un paquete bomba al director general de la entidad pública de recaudación de impuestos Equitalia y un año antes a las embajadas de Chile y Suiza en Roma.

En la reivindicación de ese ataque contra el directivo de Ansaldo Nucleare, empresa que pertenece a Finmeccanica a través de Ansaldo Energia, la FAI advertía de nuevos atentados contra objetivos del grupo industrial, participado un 30 % por el Estado italiano a través del Ministerio de Economía.

En la madrugada del pasado sábado, la sede de Equitalia en Livorno (centro) fue atacada dos cócteles molotov, horas después de que se registraran graves altercados a las puertas de la oficina de Nápoles (sur) en una protesta contra la supuesta responsabilidad de esta entidad pública en el creciente número de suicidios relacionados con la crisis económica.