El expresidente de Colombia Álvaro Uribe acusó hoy al Gobierno de Venezuela de proteger a los cabecillas de las FARC a quienes responsabilizó por el atentado con bomba que dejó dos muertos y varios heridos el pasado martes en Bogotá.

"Qué tristeza, las calles de Bogotá están con sangre (...) saber que quienes pusieron estas bombas tienen a sus cabecillas, a los responsables mayores de estas bombas, refugiados en el territorio de Venezuela y protegidos por la dictadura de Venezuela", dijo en una conferencia de prensa en Miami (EE.UU.).

Las autoridades colombianas están investigando el atentado contra el exministro del Interior y de Justicia Fernando Londoño, quien se recupera en una clínica de Bogotá de las heridas que sufrió en el ataque con una bomba adherida a su vehículo y que ha atribuido el hecho a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las FARC son consideradas grupos terroristas por EE.UU. y la Unión Europea (UE).

Uribe, quien participó en la Conferencia bienal del Consejo Nacional Cubanoamericano (CNC) antes de la rueda de prensa, aseveró que en la actualidad el "gran patrocinador del terrorismo que afecta a Colombia es la dictadura de Venezuela".

El exmandatario colombiano también afirmó que hay "síntomas preocupantes" de la situación de seguridad en Colombia, luego de que el "grupo terrorista de las FARC notificó" su presencia de nuevo en la capital colombiana con "atentados terroristas".

"Hasta hace dos semanas yo decía que Colombia está como en los años setenta con un crecimiento de la violencia que no conmueve y todo el mundo dice que está bien".

Consideró que tras lo sucedido en Bogotá, el país suramericano se encuentra en "una situación aún más grave", pero está "a tiempo de corregir".

Se mostró preocupado de que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos en "lugar de combatir con toda determinación al terrorismo, esté buscando una mediación del Gobierno de Venezuela, de la dictadura de Venezuela, para negociar con el terrorismo".

"Sabemos que la dictadura de Venezuela es cómplice del terrorismo. ¿A quién se le ocurre buscar al cómplice del terrorismo como mediador para negociar con el terrorismo?", se preguntó.

Afirmó que Venezuela se ha convertido en un "paraíso del narcotráfico" por la creciente presencia del tráfico de drogas, además de que muestra un elevado índice de asesinatos y secuestros al pasar de cerca de 4.000 homicidios en 1998, "cuando la dictadura fue elegida" a unos 19.000 en el 2011.

Al ser preguntado por qué califica al Gobierno venezolano de dictadura, explicó que cuando se expropia a la empresa privada, se derrochan los recursos, no se respeta a la libertad de prensa que "la va conculcando paso a paso", que "manipula la justicia y la pone a ser indulgente con la criminalidad, ahí se va configurando una dictadura con disfraz de elecciones".

También se le consultó si las declaraciones del exmagistrado venezolano Eladio Aponte Aponte sobre presuntos nexos del Gobierno de Venezuela con el narcotráfico ratifican la información contenida en las computadores del abatido número dos de las FARC, "Raúl Reyes", en el 2008.

"Ratifican muchas cosas que tenía ese computador. Ratifican los hallazgos al final de nuestro gobierno (...) y ratifican que en Venezuela se ha dado una dictadura que es la eliminación de la independencia de la justicia y la manipulación para que la justicia tape los delitos del régimen", respondió Uribe.

Aponte Aponte, exjuez del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, está en Estados Unidos y ha sostenido reuniones con la DEA y con otras agencias estadounidenses.

Con respecto a la legalización de las drogas, el expresidente colombiano se mostró contrario a que el gobierno de su país avale propuestas en esa materia.

"Estoy muy preocupado, este gobierno fue elegido por una plataforma y en esa plataforma nunca estaba la legalización de la droga (...)", manifestó.

Consideró que el gobierno colombiano se "acomoda mucho a las encuestas" y cuando los sondeos de opinión dicen no a la legalización, "esconde la propuesta".