La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, envió hoy un "mensaje de tranquilidad" a los inversores y a los clientes de Bankia, el cuarto banco de España, cuya matriz fue nacionalizada la semana pasada.

Sáenz de Santamaría aseguró que las dos reformas financieras que ha llevado a cabo el ejecutivo en los últimos meses buscan justamente "garantizar la solvencia y la capacidad de las instituciones".

La vicepresidenta, en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros semanal, también hizo "una llamada a la responsabilidad de todos" respecto a las declaraciones e informaciones relativas a Bankia.

El mensaje del Gobierno se produce después de que ayer las acciones de Bankia -que salió a Bolsa hace menos de un año- se desplomaran hasta un 30 por ciento durante la jornada, antes de cerrar con una caída del 14 por ciento, en medio de rumores sobre una retirada masiva de depósitos.

Los títulos de Bankia repuntaron hoy y llegaron a subir hasta un 30 por ciento, pero desde distintos sectores sociales y políticos se exige al Gobierno de Mariano Rajoy que de una explicación clara sobre la crisis del banco.

La vicepresidenta señaló también que hasta el lunes el Gobierno no confirmará qué agencias van a supervisar la solvencia de los bancos españoles.