Los candidatos presidenciales para las elecciones del domingo concluyeron sus actividades proselitistas tras una larga campaña matizada por denuncias de uso de fondos del estado a favor del aspirante oficialista y su compañera de fórmula, la actual primera dama.

La extensa campaña "no ha sido equitativa y en consecuencia poco democrática", aseguró Francisco Alvarez, coordinador del grupo civil Participación Ciudadana, que representa en República Dominicana a la organización Transparencia Internacional.

Aunque la campaña comenzó oficialmente en febrero, los dos principales aspirantes comenzaron desde mediados de 2011 el proselitismo con ruidosas caravanas, largos recorridos dentro y fuera del país y propaganda que ha teñido con los colores partidarios las calles, las páginas de los periódicos y los espacios de televisión.

Danilo Medina, del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), tendrá en las urnas como principal contendiente al ex presidente Hipólito Mejía (2000-2004), del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Ambos colectivos se definen como socialdemócratas.

Según un informe divulgado el miércoles por Alvarez y su equipo, la contienda es "desigual" debido al "gasto desmesurado" del partido oficialista, seguido de lejos por el PRD, sin dejar posibilidades de llegar al electorado a los otros cuatro candidatos.

Medina, ex secretario de la Presidencia en dos gobiernos, lleva como candidata a la vicepresidencia a Margarita Cedeño, esposa del actual presidente Leonel Fernández.

A raíz "del gasto gubernamental desproporcionado" en favor de los candidatos oficiales, se registra "un enorme déficit fiscal" en las arcas públicas cuantificado por economistas y partidos de oposición en unos 1.260 millones de dólares, de acuerdo con el informe de Participación Ciudadana.

El ministro de Turismo y uno de los coordinadores de campaña de Medina, Francisco Javier García, aseguró que se trata de "denuncias al aire".

República Dominicana carece de una legislación que regule y obligue a los partidos a revelar el origen y uso de sus fondos.

Participación Ciudadana también documentó el permanente uso de inauguraciones de obras públicas por parte del gobierno y en especial del presidente Leonel Fernández en los últimos meses para favorecer la campaña de Medina y de la primera dama.

Fernández "confundió sistemáticamente los actos de inauguración de obras con el proselitismo partidista", aseguró Alvarez. El mandatario recorrió durante los últimos meses todo el país para inaugurar obrar viales, acueductos, escuelas hospitales y la segunda línea del metro de Santo Domingo, aunque aún está inconclusa.

Cedeño dejó a finales de marzo su oficina como primera dama ante el reclamo de diversas organizaciones civiles y empresariales para que sus millonarias obras asistenciales no influyeran aún más en su campaña.

Sólo entre enero y abril el PLD acaparó el 74,7% de los gastos de publicidad y propaganda política, mostró un estudio del grupo sin fines de lucro Fundación Justicia y Transparencia difundido el miércoles.

Los gastos en publicidad del PRD representaron el 25,2%, mientras que la inversión conjunta de los otros cuatro candidatos apenas sumó el 0,1%.

Esos gastos no incluyen los 18,4 millones de dólares que tiene reservado el PLD para el día de los comicios y la multitudinaria caravana realizada la tarde y noche del jueves en Santo Domingo como cierre de campaña.

Miles de personas llenaron con los colores morado y amarillo, distintivos del PLD, las calles de Santo Domingo en el tramo de seis kilómetros que Medina, Cedeño y el presidente Fernández recorrieron el jueves durante unas cinco horas.

Con su promesa de "un cambio seguro", Medina prometió cerca de la noche del viernes, al término de un espectáculo con motivo del cierre de su campaña, que mantendrá los logros macroeconómicos de Fernández y que reformará el sistema educativo y ampliará la seguridad social.

Mejía y su compañero de fórmula, Luis Abinader, concluyeron su campaña la noche del viernes con una multitudinaria concentración en el malecón de Santo Domingo, marchas simultáneas en diferentes partes del país y un espectáculo de música en un hotel de la capital. "Ha sido una campaña muy dura, plagada de ataques que hemos recibido", dijo Mejía durante el espectáculo.

Las cerca de 90 encuestas difundidas a lo largo del último semestre colocan a Medina y a Mejía entre 42% y 51% de la intención del voto. En caso de que ninguno obtenga la mayoría absoluta de los sufragios, volverán a enfrentarse en las urnas el 24 de junio.

A partir de la medianoche del viernes, ningún candidato podrá continuar con el proselitismo.