El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, rompió hoy el silencio que había mantenido durante la última semana y comentó que "lamentablemente" no seguirá siendo el caballo "a veces desbocado" que no dormía y aseguró que ahora trabaja ocho horas y a veces menos.

"Yo tengo que asumirlo y estoy aquí asumiéndolo y así lo confieso al país, lamentablemente no seguiré siendo el caballo a veces desbocado por ahí", dijo Chávez en contacto telefónico a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) en alusión al reposo médico que debe cumplir y que dijo, lo mantuvo encerrado toda la semana.

El mandatario señaló que sigue recuperándose del último ciclo de radioterapia y que en la actualidad trabaja ocho horas o menos, que descansa y sigue una dieta, recomendaciones médicas que sigue "rigurosamente".

"Yo ahora estoy trabajando según la ley manda ocho horas, y ahora menos de ocho. Trabajando ocho horas diarias, descansando, siguiendo una dieta", dijo.

Chávez fue sometido a un tratamiento de radioterapia tras la extracción de un tumor canceroso en febrero pasado, recidiva del cáncer que anunció padecer hace casi un año.

"Esta semana la he pasado muy encerrado aquí trabajando pero siguiendo rigurosamente el mandato médico para recuperarme lo más pronto posible de los efectos normales de estos tratamientos de radioterapia y voy ahí progresivamente recuperándome", dijo.

Reiteró que le ha pedido a Dios que le de "la fuerza del búfalo antes que la del caballo" para mantener la salud y "recuperarla definitivamente".

El presidente aprovechó para comentar que ha seguido de cerca la crisis carcelaria que se presentó en el internado judicial de La Planta, ubicado en Caracas y aseguró que afortunadamente "gracias al diálogo, a la paciencia y a la firmeza" se estaba solucionando.

También se mostró satisfecho por el anuncio, esta semana, del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país en un 5,6 % durante los tres primeros meses del año.

Además, festejó la realización del III Consejo Energético Suramericano que se desarrolló hoy en Caracas donde, a su juicio, se trabajó en "la recuperación y el control del manejo de los recursos de la región".

El presidente venezolano subrayó la aprobación de recursos para diferentes proyectos de Gobierno y volvió a llamar a sus seguidores a estar atentos contra los supuestos planes "desestabilizadores" de la oposición.