El comisionado del béisbol de las Grandes Ligas, Bud Selig, reconoció hoy en Nueva York que existe la posibilidad que los Atléticos de Oakland cambien de sede y abandonen el área de la Bahía de San Francisco.

Selig se reunió con el dueño de los Atléticos, Lew Wolff, durante la sesión de trabajo que mantuvo el comisionado con los propietarios de los equipos de las Grandes Ligas.

Ambos directivos valoraron la posibilidad de estudiar lugares que podrían ser considerados para la construcción de un nuevo estadio, que no genere ningún tipo de interferencia con la gestión de otros equipos.

Selig dijo que no se había establecido ningún tipo de plazos en la discusión con los Gigantes de San Francisco, el equipo que milita en la Liga Nacional, y que no ve con buenos ojos que los Atléticos abandonen Oakland para irse a otra área que pueda afectarles su mercado natural.

Los Gigantes no quieren que los Atléticos, que militan en la Liga Americana, construyan un nuevo campo en el área de San José, un territorio que hasta ahora forma parte del mercado natural del equipo de San Francisco.

A la pregunta concreta que se le hizo al comisionado si él podría aprobar un cambio de sede de los Atléticos, Selig respondió que "todo depende de donde piensan irse".

Selig también adelantó que el nuevo partido de comodín que ha sido establecido para la competición de la fase final y que se disputará el próximo 5 de octubre será televisado por la cadena TBS y la series de división se repartirán entre la misma cadena y la MLB Network, respectivamente.

"Creo que de esta forma cubriremos mucho mejor todo el mercado de los aficionados que siguen nuestro deporte", comentó Selig.