Corea del Norte está a punto de completar la construcción del edificio para un segundo reactor nuclear en su planta de Yongbyon, según imágenes de satélite tomadas el 30 de abril y publicadas hoy por un blog de la Universidad Johns Hopkins.

"El próximo paso en la construcción será cargar los componentes más pesados, tales como la vasija de contención, el generador eléctrico y el presurizador", algo que llevaría entre seis meses y un año, indica el blog 38 North, especializado en análisis sobre la península de Corea.

La web desarrollada por la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins de Washington señala que la construcción se ha reanudado tras un parón desde diciembre.

De continuar los trabajos, Corea del Norte podría tener operativo entre 2014-2015 este nuevo reactor de pruebas de agua ligera, criticado por Corea del Sur y Estados Unidos.

En Yongbyon ya existe un reactor desde los años noventa parcialmente desmantelado, según los acuerdos alcanzados en las conversaciones a seis bandas para el desarme de Corea del Norte, en la que el régimen de Kim Jong-un participa junto con China, Corea del Sur, Japón, Rusia y EE.UU.

Corea del Norte ha asegurado anteriormente que el nuevo reactor tiene como objetivo único la obtención de energía eléctrica, mientras que los analistas de la Johns Hopkins aseguraron que las nuevas instalaciones podrían servir para producir cantidades de plutonio ligeramente por debajo de lo necesario para crear una bomba por año.

Corea del Norte ha acelerado la marcha de su programa nuclear en la central de Yongbyon tras el empeoramiento de las relaciones con el Gobierno conservador surcoreano y también construye una planta de enriquecimiento de uranio.

Según los analistas, la combinación de la tecnología con plutonio y uranio ayudaría a Corea del Norte a acumular material nuclear susceptible de ser usado en armas, una ambición que le ha acarreado sanciones a nivel internacional.

Corea del Norte ya ha realizado dos ensayos nucleares subterráneos, aunque los expertos consideran que aún no es capaz de montar ojivas atómicas en misiles de largo alcance.